Pola (Movistar Inter) ante dos jugadores del Palma Futsal
Pola (Movistar Inter) ante dos jugadores del Palma Futsal - LNFS

FutsalPalma certifica el fin de ciclo de Movistar Inter

El conjunto madrileño, campeón de las últimas cinco ligas, eliminado en la primera eliminatoria del playoff

Los de Torrejón de Ardoz cierran el curso con un título menor, la Supercopa de España

Actualizado:

El Palma Futsal firmó este sábado, en los cuartos de final de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS), la sentencia definitiva del Movistar Inter. Campeón de las últimos cinco ligas de forma consecutiva, algo que no ha conseguido nadie más en la historia de la competición, confirmó que este no era su año y que su ciclo ganador ha llegado a su fin. Lesiones, casos de jugadores que nunca llegaron a alcanzar su mejor nivel y refuerzos invernales que no salieron como estaba previsto e incluso pudieron alterar el ecosistema del vestuario madrileño, contribuyeron a poner fin antes de tiempo y sin títulos reseñables -más allá de la Supercopa de España- a una nefasta campaña. Ni la Copa de España, ni la Champions, ni la Copa del Rey, y ahora tampoco la Liga.

La eficacia del conjunto balear, el buen hacer de su portero, Carlos Barrón y la dificultad interista para encontrar el premio del gol fulminaron al campeón por la vía rápida en la primera de las eliminatorias del playoff. Una fatídica eliminación que significará también que el conjunto que juega en Torrejón de Ardoz no podrá disputar la Champions la próxima campaña después de haber estado en las últimas cuatro Final Four y haber ganado dos de ellas.

Quizá no mereció tal castigo el Inter, no tan engrasadado como otros años pero siempre temible, tan incrédulo ante tal desenlace como había terminado el primer tiempo, incapaz de entender como era posible el 0-1 en contra al descanso. Entonces, su veintena de ocasiones terminó en nada; la primera del Palma, en el minuto 6, acabó en gol, en propia puerta de Ricardinho. El luso no ha logrado acercarse este año a esa versión imparable que le llevó a ganar el galardón de mejor jugador del mundo durante los últimos cinco años.

Barrón se hizo gigante

Una cuestión de efectividad. El indudable motivo del porqué de la derrota parcial del conjunto madrileño -también de la resolución final del choque-, pero que no habría sido posible, en cualquier caso, sin la participación activa y determinante de Carlos Barrón. No acertó el Inter en sus oportunidades, pero también, en buena parte, porque el portero respondió con suma solvencia.

Lo intentó de todas las formas el bloque local, en una ofensiva frustrante, por la cantidad de ocasiones y la nulidad de goles, durante todo el primer periodo. Incluso con tres 'cuatros' distintos sobre la pista en apenas diez minutos de encuentro. También en el inicio del segundo tiempo, algunos lanzamientos al poste incluidos.

En un ejercicio tan ambicioso como estresante, no hubo forma de batir a Barrón... hasta el minuto 30, hasta el movimiento incontestable de Humberto, que controló de espaldas, de pívot, se giró y derribó un muro con el 1-1. Una vez más este curso, un gol clave, indispensable, del brasileño para solventar entonces un verdadero apuro.

Tres minutos después, tomó ventaja con un golazo de Gadeia (2-1), que resolvió una carrera por la banda con un derechazo tremendo. Un trallazo directo a la escuadra contraria. Asombroso y espectacular. Pero ni así ganó el Inter, porque el campeón también debió competir contra la mala suerte.

Cuando el encuentro parecía suyo, un disparo de Nunes tocó en Daniel y despistó completamente a Jesús Herrero. El 2-2, a poco más de cuatro minutos para el cierre del encuentro, forzó la prórroga, que ya sí fue definitiva: el argentino Mati Rosa anotó el 2-3 del Palma al contragolpe, a un minuto y 14 segundos del final del primer acto del tiempo extra, y Hamza, desde su campo, completó la hazaña.

Así celebró el pase el Palma Futsal: