Nadal, uno de los españoles destacados del año. ROCIO RUZ

El fútbol volvió a ser la sombra de un buen año para el deporte español

La Copa Davis, las 19 medallas en los Juegos Olímpicos de Atenas y el título Mundial de fútbol sala han sido los momentos estelares del deporte nacional, que además apunta protagonistas individuales como Óscar Freire, Dani Pedrosa, Fernando Alonso o el ya retirado Carlos Sainz

TEXTO MANUEL FRÍAS/
Actualizado:

MADRID. El año 2004 ha tenido de todo para el deporte español, aunque pesa más la partida de los éxitos que la de las decepciones. Pese a que ha deparado muchos éxitos en deportes minoritarios -el caso del piragüista David Cal, con dos medallas en los Juegos, la de oro en C-1 1.000 metros y la de plata en C-1 500 es el más claro-, el análisis de los deportes mayoritarios, tanto desde el punto de vista nacional como internacional, es el siguiente:

Atletismo

El Guerrouj rompe el maleficio

Este año ha proclamado a Hicham El Guerrouj como el mejor mediofondista de la historia. No en vano ha ganado en Atenas dos títulos olímpicos -galardón que venía persiguiendo desde hace ocho años, pero un tropezón en Atlanta y la velocidad del keniano Noah Ngeny en Sidney se lo impidieron- en las carreras de 1.500 y 5.000. En la primera, ante el segundo hombre más rápido de la historia, el keniano Bernard Lagat; en la segunda, frente al plusmarquista mundial de la distancia, el etíope Kenenisa Bekele. Después le concedieron el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes.

El «doblete» del marroquí sólo ha tenido el precedente de Paavo Nurmi, el «finlandés volador», que lo consiguió en los Juegos de París 1924.

El peso de la gloria olímpica ha sido el que decidió que El Guerrouj fuera designado atleta del año, galardón al que Bekele, el derrotado, llegó con una impresionante tarjeta de visita: campeón olímpico de 10.000, plata en 5.000, campeón del mundo de cross corto y largo (su tercer «doblete» consecutivo) y plusmarquista mundial de 5.000 y 10.000, marcas que hizo en siete días.

Otros nombres destacados del año han sido la británica Kelly Holmes (oro en 800 y 1.500 metros), el chino Xiang Liu (igualó el mítico récord mundial de Colin Jackson en 110 metros vallas) y la rusa Elena Isinbayeva (adornó su oro olímpico con un nuevo récord mundial en pértiga, uno de los cinco que ha superado esta temporada), en un año en el que el dopaje ha tumbado a otrora ídolos como Marion Jones.

España cumplió con creces en los Juegos al conseguir la medalla de plata de «Paquillo» Fernández en 20 kilómetros marcha, la de Joan Lino Martínez en longitud y diez finalistas. El mejor resultado tras Barcelona 92.

Automovilismo

Schumacher y Ferrari, incontestables

Tres son los nombres propios del año en el mundo de las cuatro ruedas: Michael Schumacher, Fernando Alonso y Carlos Sainz.

El primero y la escudería Ferrari han arrasado en el Mundial de Fórmula 1, precisamente en el año en el que se esperaba el final del reinado de ambos. Ferrari ganó 15 de los 18 grandes premios disputados y Schumacher lo hizo en 13, lo que le valió su séptimo Mundial.

Fernando Alonso se ha confirmado esta temporada entre los grandes al ascender dos puestos en la clasificación final de pilotos para terminar en cuarto lugar, sumar cuatro puntos más que el año pasado y conseguir el mismo número de podios, cuatro, aunque le ha faltado una victoria.

El Mundial de Rallys ha perdido a Carlos Sainz, que ha dicho adiós a la competición después de 18 años mundiales, 16 de ellos completos.

Baloncesto

Argentina dio la campanada

La selección de Argentina, con su título olímpico bajo el brazo, ha sido la gran protagonista de un año que ha visto la caída en picado de selecciones antaño potentes como las de Estados Unidos y Serbia y Montenegro (ex Yugoslavia). Los Ginobili, Montecchia, Oberto, Scola o Nocioni ya habían apuntado su clase en el Mundial de Indianápolis, pero entonces perdieron el oro en el último segundo. No eran favoritos claros, pero en Atenas liquidaron a Estados Unidos en semifinales y a Italia en una final inédita.

Si la decepción tuviese nombre propio, éste sería el de España. El equipo de Mario Pesquera realizó un campeonato soberbio, en el que ganó en la primera fase a las dos finalistas, Argentina e Italia. Perdió sólo un partido en el torneo, el de Estados Unidos, y eso le hizo bajar hasta la séptima posición y quedarse con el sabor de que nunca ha estado tan cerca de una medalla, salvo en los Juegos de Los Ángeles 84, donde ganó la de plata.

El español fue el único baloncesto que acudió a Atenas con las selecciones masculina y femenina, lo que unido al oro europeo de la selección cadete masculina -logrado bajo la dirección del genial base del Estudiantes Sergio Rodríguez, la gran revelación de la ACB junto a Rudy Fernández-, así como el hecho de que España tuviese a todas sus selecciones clasificadas para los campeonatos internacionales de todas las categorías, ha hecho que la FIBA haya nombrado al baloncesto español como el mejor de Europa en los últimos diez años.

Los dos españoles en la NBA, Pau Gasol y Raúl López, dieron la talla. El primero logró acceder por primera vez en la historia de los Grizzlies de Memphis a las series por el título; el segundo pudo jugar después de un año por lesión.

Balonmano

Cruel y amargo

Este año ha sido cruel y amargo para el balonmano español por el desenlace del partido de los cuartos de final del torneo olímpico disputado contra Alemania, que se impuso en la tanda de penaltis después de dos prórrogas.

Éste ha sido, además, un año en el que han dicho adiós dos hombres carismáticos en el balonmano nacional, Valero Rivera, que dejó el banquillo del Barcelona con el título honorífico de ser el técnico español más laureado, y Enric Masip, quien ha sido 205 veces internacional y ha ganado 53 títulos con el equipo azulgrana.

Ciclismo

Armstrong, seis de seis

Varios son los protagonistas que ha deparado el año ciclista. El primer nombre propio es el de Lance Armstrong, ganador del Tour y que se ha convertido en el primer ciclista en hacerlo por seis veces consecutivas, deshaciendo así el empate que tenía a cinco con los míticos Eddy Merckx, Jacques Anquetil, Bernard Hinault y Miguel Induráin. En el año en el que más se dudaba de su capacidad para seguir reinando, Armstrong se impuso con una superioridad aplastante.

En la última parte de la temporada el protagonista fue Óscar Freire, considerado como uno de los mejores esprinters de los últimos años. El cántabro no falló en su reto particular del Mundial y consiguió su tercer título.

Otros destacados fueron Paolo Bettini, ganador olímpico y de la Copa del Mundo, y Damiano Cunego, vencedor sorpresa del Giro con 23 años.

En el lado contrario hay que destacar la muerte por sobredosis del «pirata» Pantani y los numerosos casos de dopaje, entre los que destacan los del británico Millar, el español Santi Pérez y el estadounidense Hamilton.

Fútbol

«Triple» del Valencia

El resumen internacional -triunfos de Grecia en la Eurocopa y del Oporto en la Liga de Campeones- está marcado por un denominador común: nadie creía en el triunfo de ambos y los dos equipos hicieron un fútbol muy criticado porque se consideró un paso atrás la vuelta a los esquemas defensivos. Pero ambos se atrevieron a romper con el orden establecido y reivindicaron el fútbol como juego colectivo.

En Suramérica cundió el ejemplo y el Once Caldas colombiano, un club de las mismas características, se hizo con la Copa Libertadores.

Grecia no entraba en ninguna quiniela para el triunfo. Es más, ni siquiera se contaba con ella para superar la primera fase. Pero vio pasar por delante los «cadáveres» de España, Francia, República Checa y Portugal, ésta en la final. La victoria griega produjo un cataclismo en el fútbol europeo ya que cayeron Iñaki Saez en España, Rudi Voeller en Alemania y Giovanni Trapattoni en Italia.

Nadie apostaba tampoco por el Oporto, que pasó a octavos como segundo de grupo tras el Real Madrid.

Defraudó la selección española en la Eurocopa, a la que accedió gracias a una repesca con Noruega. Pese a la teórica calidad de los nuestros, España ni siquiera superó la primera ronda. Los éxitos a nivel de selección llegaron, una vez más, de los combinados de categorías inferiores, con los Europeos sub 19 masculino y femenino.

El año quedará señalado de manera brillante en la historia del Valencia, que consiguió un «triplete» histórico, con la obtención de los títulos de la Liga española, la Copa de la UEFA y la Supercopa de Europa, aunque ello no evitó la marcha de su entrenador, Rafael Benítez, al Liverpool.

A nivel institucional, 2004 ha sido un año convulso. Ángel María Villar y algunos de sus directivos han sido acusados de irregularidades en la gestión de la Federación. Pese a todo, ganó por mayoría absoluta las elecciones. Además, los insultos racistas y el expediente contra el seleccionador Luis Aragonés han enturbiado la calma en el último mes del año.

Fútbol sala

Campeones del mundo otra vez

El fútbol sala mundial sigue hablando español después de que la selección nacional repitiese en Taiwán el título de campeona del mundo que consiguió cuatro años antes en Guatemala. Además, el equipo dirigido por Javier Lozano lo hizo con autoridad, justo en el momento en que más dudas había creado la selección.

Acabó la primera fase invicta e imbatida ante Ucrania, Egipto y Taiwán. En la segunda fase venció a la República Checa y a Portugal, pero su derrota ante Italia -selección que le ganó la final en el último Europeo- creó incertidumbre. Además, la derrota tuvo una consecuencia práctica inmediata al tener que enfrentarse en semifinales a la poderosa Brasil. Pero España ganó en los penaltis y, por primera vez en la historia, Brasil no jugó la final.

En ella, ante Italia, los españoles se vengaron y saldaron todas las deudas que tenían pendientes con esta selección, ganando 2-1 en un partido que pudo haber decidido antes.

A nivel de clubes, el Boomerang Interviú impuso su ley en Europa. Primero le ganó al Benfica portugués la Copa Ibérica y más tarde, y ante el mismo rival, consiguió la Copa de Europa.

Gimnasia

La mejor hornada para España

La gimnasia española ha vivido su mejor año deportivo con las medallas olímpicas de Gervasio Deferr, oro en salto, y Patricia Moreno, bronce en suelo, además de la medalla de plata de Rafael Martínez en el concurso completo del Europeo y su quinto puesto en este mismo concurso de la competición olímpica.

Gervasio Deferr, en un año especialmente difícil para él, repite la actuación que tuvo hace cuatro años en Sidney: fracaso en el ejercicio de suelo, su especialidad teórica, y oro en salto. Patricia Moreno, en cambio, supo sacar provecho de su primera final. Mientras a las favoritas les pesó la responsabilidad, la joven madrileña se mostró con una serenidad impropia de una joven de su edad y debutante.

Además, la gimnasia española tiene motivos para felicitarse por haber encontrado a un especialista en el concurso completo, como es el caso de Rafael Martínez, subcampeón de Europa. Desde que en 1957 el legendario Joaquín Blume lograse en París el título europeo, dos años antes de perder la vida, ningún otro español había conseguido una medalla en este concurso.

Junto a los éxitos, las decepciones tienen también nombres propios: Jesús Carballo y Elena Gómez. El primero se cayó en la barra, cuanto contaba entre los favoritos para la medalla, y la segunda no fue lo suficientemente precisa para superar la dureza con la que le puntuaron los jueces.

A nivel internacional hubo de todo. Estados Unidos recuperó el cetro de la gimnasia mundial al ganar los concursos individuales masculino y femenino con Paul Hamm y Carly Patterson, aunque sus notas, en especial por parte del primero, fuesen muy protestadas. En segundo lugar, Atenas fue la última competición de dos mitos de la gimnasia mundial, los rusos Alexei Nemov y Svetlana Khorkina. El primero, tras las doce medallas ganadas entre Atlanta y Sidney, tuvo una actuación decepcionante, y la segunda, la única gimnasta (hombre o mujer) en ganar tres mundiales, se retira sin el oro olímpico (fue segunda) y con la decepción de haberse caído de las asimétricas, su gran especialidad.

Una joven rumana, Catalina Ponor, fue la reina de los Juegos tras ganar tres medallas de oro.

Natación

Phelps, en la senda de Mark Spitz

Michael Phelps y sus ocho medallas olímpicas (seis de oro y dos de bronce) ha sido el protagonista del año. No pudo emular a Mike Spitz, ganador de siete medallas de oro en los Juegos de Múnich 72. No le igualó en la calidad de los metales, aunque sí en cantidad. La final de los 200 metros libre, con Phelps, Van den Hoogenband y Thorpe fueron únicas.

Este año ha sido la confirmación de Erika Villaécija como la nadadora con más futuro en España. La barcelonesa no sólo consiguió sus dos primeros títulos absolutos de campeona de Europa en mayo, en Madrid, sino que brilló en Atenas con su quinta plaza en los 800 metros libre, luchando con las mejores del mundo por subir al podio.

Apuntar también el fin de una generación de oro en el waterpolo español y el cuarto puesto, que supo a poco, del equipo de sincronizada.

Tenis

Segunda Ensaladera

La segunda Ensaladera conseguida por el tenis español ensombrece el resto de la temporada en la que nuestros tenistas se han impuesto en nueve torneos, ocho de ellos en el circuito masculino y uno (Anabel Medina, en Sopot) en el femenino. Año, también, en el que se ha puesto en marcha el denominado «plan renove», gracias al cual han aparecido en un primer plano tenistas como Rafael Nadal, Fernando Verdasco, Tommy Robredo y Feliciano López.

Precisamente, Rafael Nadal ha sido una de las estrellas de esta temporada al ganar por dos veces el punto definitivo en las eliminatorias de la Copa Davis -en Brno ante la República Checa y en Alicante contra Francia, en las semifinales- y ser determinante en la final ante Estados Unidos al derrotar a Andy Roddick, uno de los tenistas más temidos del combinado americano. Gran actuación también de Carlos Moyá, ganador del punto decisivo de la final de la Davis.

A nivel internacional, el gran triunfador del año ha sido el suizo Roger Federer, indiscutible número uno del mundo, con once títulos de otros tantos torneos en su bolsillo, tres de ellos del Grand Slam: los torneos de Australia, Wimbledon y Estados Unidos, además de ser campeón por segundo año consecutivo de la Copa Masters. Sólo ha tenido el lunar de los Juegos de Atenas, donde no pudo superar la segunda ronda

Vela

La Copa América, para Valencia

No pudo haber traído mejor noticia este año para la vela española que la concesión a Valencia de la organización de la Copa América 2007. Además, tendrá la presencia de un desafío español con el patrocinio de Ibredrola.

La vela olímpica española volvió a ocupar plaza entre los grandes después de la sequía de Sidney. En Atenas, Iker Martínez y Xabier Fernández ganaron la medalla de oro en la categoría «49er», Natalia Vía Dufresne y Sandra Azón fueron plata en «470» y Rafael Trujillo ganó también la plata en «finn». El bagaje de estas tres medallas pudo haber sido más amplio si la suerte hubiese acompañado más a algunas embarcaciones.

Si 2004 ha sido bueno para la vela olímpica, la de crucero tampoco ha tenido mal año. Por segunda vez en la historia, un equipo español se ha hecho con el triunfo en la prestigiosa «Sardinia Cup», el mundial oficioso por equipos. El equipo Telefónica MoviStar de Pedro Campos y del Rey Don Juan Carlos, formado por un IMS, un Farr 40 y Swan 45 se hizo con este trofeo en aguas de Cerdeña.