Ricradinho, en un choque ante Palma Futsal esta temporada
Ricradinho, en un choque ante Palma Futsal esta temporada - Movistar Inter

Fútbol salaRicardinho, seis veces mejor jugador del mundo

El portugués fue elegido por quinto año consecutivo. Su club, Movistar Inter, arrasó en los galardones

Actualizado:

Ricardinho, un hombre ya de por sí feliz, que vive con pasión su deporte y disfruta de una merecida fama y reconocimiento, tiene en las últimas horas un motivo más de alegría. El jugador portugués del Movistar Inter ha visto coronado su gran año 2018, en el que se proclamó campeón de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS), de la UEFA Futsal Cup o de la Eurocopa de selecciones, el primer gran título para su país en este deporte, con su elección como mejor jugador del mundo. La quinta consecutiva. La sexta en total. Un cúmulo de distinciones que viene a aupar al luso a lo más alto del olimpo de los jugadores de fútbol sala y que refuerza la pregunta que se hacen ya desde hace tiempo muchos aficionados: ¿Es el mejor de la historia?.

Antes de su llegada a España hace ya seis años, Ricardinho era unánimemente considerado uno de los mayores «virgueros» del planeta sobre el parqué, siguiendo los pasos del brasileño Falcao, uno de sus mayores ídolos. Pero su desembarco en la LNFS y en el Movistar Inter, su club más laureado, sirvió al portugués para subir los últimos y definitivos peldaños hacia el exclusivo club de los mitos.

Desde que llegó a Madrid el luso suma al menos un par de títulos al año y la lista de lo que ha conquistado es apabullante: dos Copas de Europa, cinco Ligas, tres Copas de España, dos Supercopas de España y una Copa del Rey. Un brillante palmarés al que en este 2018 sumó, después de toda una vida persiguiéndolo, el primer título de la selección portuguesa absoluta de fútbol sala. Nada menos que una Eurocopa y ante la dominadora continental, España.

Pero todo eso, junto a los seis premios individuales que acumula con el recibido en las últimas horas, son nada más sus logros tangibles. Porque más allá el habilidoso portugués acumula toda una serie de triunfos fuera de las pistas. Del mismo modo que su llegada a la liga española y al Movistar Inter supusieron un espaldarazo para la carrera de Ricardinho, la presencia del luso en las filas del club madrileño y en la competición española ha revitalizado a ambas instituciones de una forma notable. El club del que es dueño José María García ha reverdecido sus históricos laureles, estableciendo un auténtico reinado nacional y continental y volviendose a convertir en el enemigo a batir por todos. Y con la presencia del internacional luso la LNFS, más allá de volverse a merecer el calificativo de mejor liga del mundo, ha sabido aprovechar su tirón para crecer cada año más hasta el punto de lograr llenar pabellones de más de 10.000 localidades y tener cada vez más presencia en los medios.

Por todo ello, unido a su carácter humilde y cercano, Ricardinho es aplaudido y solicitado incluso en los pabellones de los más acérrimos rivales de Movistar Inter. Un espectáculo cada vez menos habitual en el deporte y que los aficionados españoles deben exprimir mientras el portugués, de 33 años, siga jugando en la LNFS.

Con su sexto trofeo Ricardinho supera a los brasileños Falcao, con cuatro, y Manoel Tobias, con tres. Javi Rodríguez (2005), Kike Boned (2009) y Sergio Lozano (2013) han sido los únicos jugadores españoles en lograr esta distinción creada en el año 2000.

El futsal español, bien representado

Los premios a los mejores del mundo en 2018 no terminaron para el Movistar Inter y para la LNFS con Ricardinho. Por detrás de él en las votaciones acabaron dos de sus compañeros de vestuario: el brasileño Gadeia y el vigués Pola. El portero Jesús Herrero acabó segundo tras el brasileño nacionalizado kazajo Higuita. Y su técnico, Jesús Velasco, fue elegido un año más (también quinto consecutivo) como mejor entrenador del mundo. Galardones a los que se sumó el del propio club interista como el mejor del año.

Y de otro equipo de la LNFS, ElPozo Murcia, resultó elegido Fernan como mejor jugador joven del mundo por segundo año consecutivo.

Para cerrar los premios para españoles en categorías masculinas, Bruno García, seleccionador japonés, acabó colocado como tercer mejor seleccionador en las votaciones. En categoría femenina, Amelia Romero resultó segunda mejor jugadora del mundo tras la brasileña Amandinha y Silvia Aguete la segunda mejor portera tras la portuguesa Ana Catarina.