Vídeo: La Guardia Civil desmantela en Madrid una red de amaños de apuestas en el mundo del tenis
Fraude y apuestas

Un frente común para acabar con los amaños en el deporte

El Gobierno, la Policía, la Fiscalía y las federaciones activan el proyecto para combatir la corrupción por las apuestas

Actualizado:

Una dirección de correo electrónico (dgoj.sgregulacion@hacienda.gob.es) ha plasmado en un buzón de sugerencias la activación de una plataforma común para combatir el fraude en el deporte español relacionado con las casas de apuestas y los amaños de partidos. La Secretaría de Estado de Hacienda inauguró el pasado 18 de diciembre una consulta pública que durará hasta el próximo 24 de enero para que ciudadanos, organizadores y asociaciones vinculadas al deporte puedan formular valoraciones, opiniones o denuncias respecto a una lacra que se ha extendido como el chapapote en los últimos tiempos: la manipulación de partidos o situaciones del juego, particularmente en dos deportes (tenis y fútbol), con el objeto de obtener un beneficio económico en las casas de apuestas. La consulta será el germen de un proyecto más ambicioso, la creación de una plataforma antifraude en las apuestas que integra a los principales actores del deporte español (Consejo Superior de Deportes, la Liga, las federaciones de Fútbol y Tenis...), la Policía Nacional, la Fiscalía Anticorrupción o la Dirección de Ordenación del Juego.

El fútbol y el tenis han ingresado en las páginas de sucesos desde hace años por la aparición de mafias que han extendido un manto de corrupción sobre la competición. Un informe interno de la Liga calculó que la industria de las apuestas, las legales y las otras, generaba 500 billones de euros al año. El tenis es el deporte ideal para que operen las organizaciones criminales, al decir de los expertos consultados por ABC. Un deporte individual que solo necesita la voluntad de un jugador para corromperse. Riesgo total, según los investigadores, ya que se puede apostar a todas las variables del juego: servicios ganados o perdidos, puntos, juegos, breaks (ruptura de juego), sets, partidos...

Sistema de detección

Hasta la fecha, las autoridades tenían un elemento clave para detectar posibles trampas. La monitorización de las apuestas, radares que indican posibles amaños, a través del BFDS (Betting Fraud Detection System). Las casas de juego activan una alerta cada vez que detectan alguna desviación anormal en un partido. Cuando algún encuentro varía sustancialmente la cuota (reparto de dividendos por acierto) aparecen los indicios de manipulación. Una fórmula que emite señales, pero no arroja indicios o pruebas vinculadas a personas concretas.

La plataforma antifraude tiene su origen en el Consejo de Europa, que en 2015 impulsó la creación de comisiones nacionales en los países miembros para atajar la manipulación de las competiciones por las apuestas. En España se va a constituir ahora de manera oficial, después de que se hayan producido varios encuentros informales durante los últimos meses. En ellos han participado la Federación de Fútbol, que siempre había permanecido al margen durante la presidencia de Ángel Villar y que con Luis Rubiales ha creado un Departamento de Integridad (dirigido por Ana Muñoz, exdirectora de la Agencia Antidopaje), el Consejo Superior de Deportes, la Policía Nacional, la Dirección de Ordenación del Juego, la Fiscalía Anticorrupción, las propias casas de apuestas, y, artista principal en el caso, la Federación de Tenis. El primer sancionado en España por arreglar partidos en relación con las apuestas fue un tenista vasco, Guillermo Olaso, que era el 236 del mundo, y al que la Federación Internacional (ITF) impuso una inhabilitación de cinco años.

Cuando se cumpla el plazo de la consulta pública impulsada por el Ministerio de Hacienda, la plataforma adquirirá un régimen formal de funcionamiento. «La corrupción vinculada a la manipulación de las competiciones deportivas y al fraude en las apuestas deportivas es una de las mayores amenazas que se ciernen sobre el deporte, pues atenta contra sus valores esenciales y aleja de su entorno a aficionados y seguidores», recoge el documento del proyecto, al que tuvo acceso ABC. «El ámbito transnacional y la naturaleza criminal de la manipulación de las competiciones deportivas y el fraude en las apuestas hacen que sea necesario para su eficaz erradicación de una colaboración y cooperación entre todos los agentes interesados en el ámbito nacional e internacional», añade.

La amplitud de la nómina de integrantes de la comisión alcanza a las casas de apuestas, que estarán presentes a través de su asociación del juego digital (Jdigital), que protege los intereses del sector y cuyo presidente es Mikel López de Torre (Sportium).

Esta gran casa antifraude no tendrá atribuciones ejecutivas o sancionadoras. Según sus principios fundacionales, se trata de «un cauce formalizado de diálogo y cooperación entre autoridades públicas, organizaciones deportivas, organizadores de competiciones deportivas y representantes de la industria del juego al objeto de prevenir y erradicar la corrupción y la manipulación de las competiciones y las apuestas deportivas».

Las reuniones informales darán paso a puntos de encuentro entre varios o todos los protagonistas. «La principal alternativa sería continuar con los actuales cauces de colaboración de naturaleza bilateral o multilateral entre los actores implicados en el ámbito de las competiciones deportivas desde el ejercicio de las funciones que cada uno de ellos tiene asignadas», dice el documento.

La sensibilidad en un sector del Gobierno incide en que las apuestas generan corrupción y una vida fácil, que puede provocar adicciones. «Siempre habrá apuestas en el deporte. Igual que hay movimientos en la Bolsa por los que se estipula el precio de la naranja. No son malas en sí mismas. Otra cosa es que alteren la competición», comentan otras fuentes consultadas por ABC.