Figo regatea al temporal y ya está disponible

MADRID. J. A.
Actualizado:

El jugador del Real Madrid Luis Figo regresó ayer a su domicilio madrileño después de permanecer aislado en la isla portuguesa de Madeira durante doce horas. El centrocampista disputó el miércoles con su selección un encuentro de clasificación para la fase final del Mundial frente a Andorra y por la noche no pudo tomar el avión que debía trasladarle hasta Lisboa por culpa del mal tiempo.

La borrasca que azotó la zona estaba acompañada de vientos que alcanzaban los cien kilómetros por hora, circunstancia que obligó a cancelar todos los vuelos programados. Los jugadores, que llegaron al aeropuerto e incluso subieron al avión, tuvieron que regresar al hotel porque los responsables del aeropuerto anunciaron que no se esperaba una mejoría del tiempo en las horas siguientes.

Al día siguiente, ayer, el temporal remitió y la expedición portuguesa pudo tomar un avión a media mañana. Figo llegó a las tres de la tarde al aeropuerto de Lisboa y allí enlazó con otro vuelo que le trasladó a Madrid.

El jugador, visiblemente cansado por tanto trajín, quitó hierro a la situación y manifestó que «nunca pensé que no llegaría a tiempo para el partido. Había bastante tiempo para llegar a Madrid». Durante la mañana de ayer corrió el rumor de que cuando se instala una borrasca en esa zona tarda varios días en remitir, circunstancia que motivó todo tipo de pintorescas conjeturas.