Figo, ayer durante el entrenamiento. Reuters

Figo: «Juego por todo el campo... porque no puedo estar quieto en la banda»

MÚNICH. E. O.
Actualizado:

Luis Figo está más delgado, aunque pese lo mismo. No es extraño que haya perdido «volumen» viendo las palizas que se pega un partido sí y otro también. Sobre la posición en el campo del portugués se está levantando últimamente una polémica absurda. Los hay, aficionados y críticos, que le exigen jugar pegado a la banda, de extremo-extremo como lo hacía en el Barcelona de Johan Cruyff. Pero realmente es ahora, en el Real Madrid y en los últimos meses, cuando Figo está jugando como le gusta, con absoluta libertad de movimiento, arrancando desde muy atrás y buscando el ataque por todos los frentes: derecho, central e izquierdo.

«Es mi forma de jugar, para mí sería más fácil quedarme quieto en la banda esperando el balón, me cansaría mucho menos y estaría mucho más fresco, pero no lo aguantaría. Si me muevo, si participo, si levanto tanto el brazo es porque quiero aportar lo más posible, porque esa es realmente mi posición. Yo antes de llegar al Barcelona era interior, me movía por todo el ataque. Cruyff me dijo que por cuestiones tácticas tenía que jugar pegado a la banda y yo lo acepté, pero esa fue la excepción, no es ahora la excepción».

MAYOR LIBERTAD

Figo recuerda que con la selección portuguesa tiene la misma libertad que en el Madrid. «Ahora arranco desde mucho más atrás también por las necesidades del equipo, tampoco hay jugadores que me puedan llevar el balón para arrancar desde donde lo hacía en el Barcelona y buscar el uno contra uno. Si me quedo en la banda se pueden contar los pases que recibo... por eso me muevo, busco, participo. Yo soy más crítico que vosotros conmigo mismo y sé cuándo juego bien y cuándo juego mal. Pero he jugado este año cincuenta y tantos partidos y no puedo ser protagonista de cada uno de ellos, sería algo anormal».

Sobre el partido de esta noche, añadió que «si no pensáramos en ganar lo mejor hubiera sido quedarse en Madrid. Sería mala señal que no estuviéramos convencidos de que podemos ganar, somos un equipo con la experiencia suficiente como para hacerlo en Múnich o donde sea. No nos vamos a poner nerviosos». Y en cuanto a la estadística de que el Madrid siempre ha perdido en Múnich, fue categórico: «Están para analizarlas, pero cada partido es distinto».