Federica Pellegrini
Federica Pellegrini - Reuters
Natación

La eterna Pellegrini desafía a los adolescentes

La italiana logra el oro en 200 libres y cumple quince años de éxitos en esta prueba

Actualizado:

En natación, cada torneo hay algún nombre exótico, insultantemente joven que birla los focos y la gloria de las estrellas consagradas. Lo tienen asumido todas. En este Mundial de Gwangju, hasta Katie Ledecky se ha hecho mayor: con 22 años, y algo mermada físicamente, perdió el oro en su prueba favorita, los 400 libres, que había ganado siempre desde que saltara por primera vez en una piscina profesional. Y siempre es siempre: cuatro oros consecutivos entre mundiales y Juegos Olímpicos. Su verdugo, una australiana de 18 años llamada Ariarne Titmus.

Tambien lo sufrió la sueca Sarah Sjostrom, cinco oros en 100 mariposa entre mundiales y Juegos (Roma 2009, Barcelona 2013, Kazán 2015, Budapest 2017, Río 2016) y la plata de Gwangju porque Margaret MacNeil, canadiense, 19 años, fue mejor.

Hasta Michael Phelps ha sido atrapado por el futuro. Su estratosférico récord en 200 mariposa ha quedado anulado por un chaval húngaro de 18 años que apunta a arrebatarle todos sus números. Kristof Milak muestra poderosas brazadas, técnica pulida y un absoluto desprecio por las energías y el físico propios de su edad. Todavía está en crecimiento.

Pero hay leyendas eternas que perpetúan su presencia en los podios por encima de edades y desgaste. Competidoras natas a las que la edad no les influye ni por las cargas de trabajo ni por las rivales. Como Nicholas Santos, bronce en 50 mariposa, en su noveno mundial con 39 años.

Y también Federica Pellegrini. La incombustible nadadora italiana que se colgó ayer el oro en su prueba fetiche, los 200 libres, quince años después de rozarlo en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 (plata).

Es la longevidad y la resiliencia hecha éxitos, a punto de cumplir los 31 años, y con la capacidad para regenerarse y rejuvenecer cada competición para afrontar los nuevos ritmos impuestos por los cada vez más jóvenes cazadores de oros. Suya fue la prueba desde el inicio. Suyo fue el oro al final. Como en tantas y tantas ocasiones.

Plata en Montreal 2005, bronce en Melbourne 2007, oro en Roma 2009, oro en Shanghái 2011, plara en Barcelona 2013, oro en Budapest 2017, oro en Gwangju 2019. Ocho años consecutivos en el podio. Con casi 31 años. Desafío vivo a los adolescentes.