estados, unidos, repudia, tiger
estados, unidos, repudia, tiger

Estados Unidos repudia a Tiger

JOSÉ CARLOS J. CARABIAS | MADRID
Actualizado:

En onda con la recatada moral del país, la cota de popularidad de Tiger Woods se ha derrumbado por los suelos después de sus hazañas extra matrimoniales. Según un sondeo de la principal cadena de televisión de EE.UU., la CNN, el estado de opinión de la calle respecto a su primer héroe deportivo ha cambiado por completo. De la adoración se ha pasado al repudio.

La encuesta expone que un 49 por ciento de la población estadounidense se muestra en contra del genial golfista, mientras que el 34 por ciento aún son favorables después de conocer su público arrepentimiento y su petición de excusas públicas a su mujer, Elin Nordegren, y a su propia familia.

El mismo estudio desvela la férrea moralidad del país. Cuando todavía no se conocían las disculpas del golfista y sólo se hablaba de «determinadas conductas», sin que se conociesen los detalles de sus relaciones extraconyugales, su popularidad rebasaba el 60 por ciento. Al 25 por ciento no le gustaba y al 15 restante, ni le iba ni le venía el tal Woods.

Una semana después de la confesión y de los testimonios de sus amantes, el número uno del golf mundial -que se ha retirado sine die- ha comenzado a caer por el barranco.

En caída libre

Un sondeo de Gallup para USA Today, el periódico más popular de Estados Unidos, muestra que la fama de Woods ha descendido 54 puntos. Antes se manejaba en la franja de los 88 puntos, al mismo nivel que el ex presidente americano George W. Bush o el actual mandatario Barack Obama, y hoy apenas supera el 33 por ciento.

El chaparrón y los datos han provocado que Tiger Woods se haya vuelto invisible después del accidente de coche del 27 de noviembre que desencadenó la tormenta.

Según los medios de comunicación estadounidenses, el deportista que más dinero gana del mundo va a celebrar hoy su 34 cumpleaños en soledad, sin su familia, en algún punto indeterminado de las Bahamas, a bordo de su yate. Elin, que ha pedido el divorcio, y sus hijos, Sam Alexis y Charlie Axel, pasan las Navidades en Suecia, el país natal de su madre.