500 millas de Pocono

Un espeluznante accidente en la Indycar reabre el debate sobre la seguridad

Hace apenas un año Robert Wickens estuvo a punto de perder la vida en este circuito

Actualizado:

Otra vez en el ojo del huracán. Las 500 millas de Pocono de las IndyCar Series 2019 solo necesitaron una vuelta para volver a evidenciar la peligrosidad de este circuito. Esta vez ha sido un fuerte accidente múltiple que ha involucrado hasta a cinco pilotos el que ha dejado sin respiración a los espectadores de esta espectacular carrera. Los afectados fueron Takuma Sato, Alexander Rossi, Felix Rosenqvist, James Hinchcliffe y Ryan Hunter-Reay.

Alexander Rossi fue alcanzado en el interior de la segunda curva por su compañero de equipo de Hunter-Reay, y por Takuma Sato en el exterior. Esta colisión provocó a su vez otra en la que se vieron afectados Hinchcliffe y Rosenqvist. El resultado fue uno de los accidentes más espeluznantes de la temporada. Afortunadamente no hay que lamentar heridos de gravedad, aunque Rossi tuvo que ser enviado al hospital. La carrera tuvo que ser suspendida durante 45 minutos.

El piloto estadounidense ha culpado al japonés de lo ocurrido. «Ni siquiera puedo entender cómo después de lo del año pasado Takuma puede pensar que cualquier tipo de conducción como esa es aceptable. Que dos coches doblen en esa curva a esa velocidad, en una carrera de 500 millas... es vergonzoso y perturbador. Esto podría haberme costado el campeonato».

Hace apenas un año, Robert Wickens estuvo a punto de perder la vida por un accidente en este circuito, cuando chocó con el Andretti Autosport. Este último accidente, ocurrido el pasado domingo, ha reabierto el debate y ha sido el propio Wickens quien ha denunciado a través de sus redes sociales la peligrosidad en Pocono: «¿Cuántas veces tenemos que pasar por la misma situación antes de que todos podamos aceptar que IndyCar no debería competir en Pocono? Es solo una relación tóxica y tal vez es hora de considerar un divorcio. Estoy muy aliviado (que yo sepa) de que todo el mundo está bien tras ese aterrador accidente».