Roser Tarragó
Roser Tarragó - Reuters

WaterpoloEspaña, a la final del Mundial y a los Juegos Olímpicos

La selección femenina supera a Hungría (16-10) y se cita con Estados Unidos, como en Budapest 2017, en la lucha por el oro

Actualizado:

La selección española de waterpolo está de dulce. Vive instalada, con fuerza, pasión y compromiso, en la élite mundial y no quiere saber nada de bajar el ritmo. España ya está en la final. Y, de paso, en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, pues Estados Unidos venció a Australia en la primera semifinal y dejaba una plaza libre.

Una nueva pelea por el oro, y son dos mundiales consecutivos, que se ha ganado con sufrimiento y coraje. Porque, a pesar de un gran inicio, muy seguras y efectivas en ataque, Hungría también batalló. Aprovecharon las magiares algunas imprecisiones en la defensa española, y se elevaron Leimeter y Gyongyossy.

Un partidazo agresivo, con 18 goles en solo dos cuartos. Demasiada tensión y presión en las defensas por la importancia del premio. Sin embargo, Roser Tarragó y Judith Forca mantuvieron el brazo alto y efectivo desde cerca y desde lejos. Para evitar los sustos de última hora y frenar los empujes de las húngaras que siempre fueron por debajo en el marcador, pero que siempre se mostraron peligrosas. Al menos, hasta el descanso.

Rodillo tras el descanso

Porque en el tercer cuarto, la defensa se centró, y con los brazos convertidos en bombarderos, la diferencia se marchó hasta el +5. Y a Hungría le empezaron a pesar los errores. España apretaba y forzaba las pérdidas de balón. Y Tarragó, Forca y Leitón seguían a lo suyo. Como Laura Ester, imperial en la portería. Solo un gol encajado.

No bajaron la velocidad en los últimos minutos, conscientes de que tenían cerca una final de prestigio para volver a imponer su alegre waterpolo en lo más alto del mundo. Ante el acortamiento de tiempos que han impuesto las nuevas normas (reducido el descanso y la posesión, por ejemplo), España vuela con su físico ligero de portería a portería. Y así, mantuvo una buena ventaja, un colchón para ahorrar energías para lo que viene. Ya no peligró ese paso a la final y allí, Estados Unidos.

La campeona de todo, y verdugo de las españolas en la última final Mundial, en Budapest 2017. Se conocen muy bien. Aunque unas y otras hayan modificado algunas de sus armas. Será otro partido. Otra oportunidad para que España vuelve a mostrar su waterpolo comprometido y de un altísimo nivel para desafiar cualquier hegemonía.

Desde Londres 2012: una plata maravillosa en su primera incursión olímpica. Oro en el Mundial de casa, en Barcelona 2013, ganado a Australia. Oro en el Europeo de Budapest 2014. Plata mundial en Budapest 2017, donde solo Estados Unidos fue mejor. Bronce de Europa en Barcelona 2018. Un historial tremendo que quieren ampliar en Gwangju.