Polideportivo

El Gobierno cede y permitirá a Kosovo competir en España con su bandera

El COI amenazó con no dejar organizar más competiciones en suelo español

Actualizado:

Nueva rectificación gubernamental, esta vez relacionada con el deporte y en un asunto especialmente sensible para los intereses españoles, pues afecta al reconocimiento de un territorio recientemente independizado en suelo europeo. Hasta ahora, los distintos gobiernos, ya fueran del PSOE o del PP, habían mantenido el criterio de no reconocer a Kosovo tras su secesión de Serbia. Cualquier tipo de cobertura legal podría ser utilizada como baza por los independentistas catalanes y vascos para sus intenciones de separarse de España. Por eso, en aquellas competiciones que se vienen organizando en suelo español, se ha venido restringiendo la concesión de visados o se impedía competir bajo bandera kosovar.

Así ocurrió en los recientes Mundiales de Kárate celebrados en Madrid, donde los atletas de dicho territorio tuvieron que competir bajo bandera de la Federación Internacional de este deporte. Por su parte, en los Juegos del Mediterráno de Tarragona se concedió visado a los 54 atletas kosovares, pero no por el conducto habitual, sino por uno denominado «hoja aparte».

Visados y banderas

Esta semana, el Comité Olímpico Internacional (COI) anunció que había pedido a las federaciones internacionales que no otorgaran a España la organización de grandes competiciones internacionales a no ser que el Gobierno español garantizara que los atletas de Kosovo puedan competir en ellas sin discriminación. Ante esta amenaza, el Ministerio de Asuntos Exteriores movió ficha y envió en la mañana de ayer una carta al Comité Olímpico Español (COE) en la que aseguró que proporcionará a las delegaciones deportivas de Kosovo que compitan en España el correspondiente visado y, lo que es simbólicamente más importante, también «se les autorizará al uso de los símbolos nacionales propios, himno y bandera, de acuerdo al protocolo olímpico».

«De esta manera -afirmó el COE en un comunicado- se asegura que los deportistas de Kosovo puedan participar en igualdad de condiciones que el resto de los deportistas de los 206 comités olímpicos nacionales reconocidos por el COI».

El Ministerio de Asuntos Exteriores emitió inmediatamente una nota en la que quiso negar que hubiera habido un cambio de postura respecto a los atletas kosovares. «España -aclaró el departamento dirigido por Josep Borrell- ha venido permitiendo y facilitando la participación de deportistas kosovares en dichas competiciones, concediendo los visados cuando estos han sido solicitados, siempre de acuerdo con la carta olímpica y permitiendo la utilización de sus símbolos, banderas e himno según el protocolo olímpico. En el futuro va a seguir haciéndolo, sin perjuicio de su posición política de no reconocimiento de la independencia de Kosovo», agregó.

Sin embargo, lo cierto es que el cambio de postura respecto al último Mundial de kárate es evidente, pues en dicho evento no se permitió a los karatekas utilizar su bandera ni su himno. De hecho, los organizadores se aseguraron de que el nombre de dicho país no figurara en los chándales -que tuvieron que ser serigrafiados con las siglas KKF, iniciales de Kosovo Karate Federation- ni en los marcadores de resultados, donde aparecían con la contracción WKF (World Karate Federation).

Queja contra Pere Miró

El Ministerio de Exteriores sí quiso desmentir las declaraciones realizadas por el subdirector general adjunto del COI, el catalán Pere Miró, quien el lunes aseguró que España había denegado los visados a los karatekas kosovares, y que estos los tuvieron que solicitar a través de otro país.

Según el Ejecutivo español, dicha afirmación es falsa, «dado que no se solicitaron visados a las autoridades españolas para este evento». Por esta razón, Borrell elevará una queja formal al COI por «estas informaciones falsas procedentes de un alto cargo del COI, que carecen de fundamento, y trasladará el profundo malestar que estas declaraciones han causado al Gobierno español».