Equiano, «rey» de Ascot criado en «Madroños»

ABCMADRID. Nunca un caballo entrenado en España había ganado una prueba de Grupo I (el «King´s Stand Stakes»), el primerísimo nivel, en el gran escaparate de una competición tan legendaria como es

Actualizado:

ABC

MADRID. Nunca un caballo entrenado en España había ganado una prueba de Grupo I (el «King´s Stand Stakes»), el primerísimo nivel, en el gran escaparate de una competición tan legendaria como es Ascot, la cuna de las carreras, en la campiña inglesa. Hasta que ha llegado Equiano, la joya de la corona de la cuadra «Madroños» -santo y seña de la cría en España en los últimos 15 años- hasta hace diez días, cuando sus propietarios vendieron este ejemplar (por problemas económicos) a un magnate inglés que ya ha amortizado la compra: tras la victoria del martes su cotización ronda los dos millones de euros, amén de las 142.000 libras (cerca de 210.000 euros) que su nuevo dueño se ha embolsado ya por la victoria, inesperada, ante varios de los mejores velocistas del planeta. Cuestión aparte están las apuestas, donde también hubo dividendos extraordinarios -su victoria se pagaba 20 a 1- al no tener cartel de favorito.

Equiano, un caballo que ha entrenado habitualmente en el hipódromo de La Zarzuela y ha estado a cargo de Mauricio Delcher Sánchez (su sustituto será ahora el inglés Barry Hills), fue montado en Ascot por el francés Olivier Peslier, uno de los mejores jinetes del mundo. Peslier supo exprimir las condiciones del joven purasangre (tres años) en una especialidad tan explosiva como el sprint -la prueba, de velocidad, se corrió sobre la distancia de 1.000 metros-, donde competía con rivales que le doblaban, o incluso triplicaban, en edad. El ex ejemplar de «Madroños» pone así una brillante muesca (si le respetan las lesiones puede estar cinco años en la elite) en su corto pero ya repleto palmarés. Debutó en el Primer Paso de 2007 y bajo la tutela de Delcher, cruzó el poste en segundo lugar guiado por J. Holgado. Ganó su primera carrera en Lasarte y en otoño fue tercero del Gran Criterium de Madrid -1.600 metros-. Después, el salto al exterior, donde se «fogueó» en el sprint. En Francia, tras lograr varios puestos destacados, se hizo con una victoria contundente en Chantilly y casi en el Prix Du Gros Chene el pasado 1 de junio.