Historia

El día que el deporte español estuvo cerca de tener una letra para el himno nacional

ABC desveló en exclusiva en 2008 el proyecto del Comité Olímpico para que el himno pudiera ser cantado. La falta de consenso lo tumbó antes incluso de ser estrenado

Actualizado:

Ni siquiera pudo ser estrenado. El proyecto impulsado por el Comité Olímpico Español (COE) que pretendía dotar de letra al himno para que los deportistas españoles pudieran cantarlo fue cancelado antes incluso de que Plácido Domingo le pusiera voz.

La letra elegida fue desvelada en exclusiva por ABC el 11 de enero de 2008, apenas unos días antes de que el COE lo presentara en una gala prevista para diez días después. Nada más salir a la luz, la letra provocó una gran controversia. «La letra ha generado controversia y en muchos casos rechazo. Seguimos con la idea de tener letra, pero retiramos la propuesta y posponemos la celebración de la gala en la que iba a presentarse», anunciaba Alejandro Blanco, presidente del COE.

La idea de convocar un concurso para que se presentaran propuestas

buscaba que la letra fuera integradora y que no molestara a ningún colectivo. Algo que se tuvo muy en cuenta por parte del jurado a la hora de elegir a la ganadora, aunque no parece que consiguieran su propósito.

La gala, que debía celebrarse en el Auditorio Juan Carlos I, en el Palacio Municipal de Congresos, iba a contar con la presencia de Plácido Domingo, que había dado su visto bueno para poner voz por primera vez a un himno que integrara a los españoles y ayudara a los deportistas en sus competiciones. La orquesta de la Comunidad de Madrid, dirigida entonces por Miguel Roa, iba a poner música al acto que finalmente no se celebró.

El himno eran cuatro párrafos y su autor era un hombre, Paulino Cubero, un parado de 52 años, natural de Granátula de Calatrava (Ciudad Real) y residente en Madrid. Hablaba de las diferentes voces presentes en el país, de las bondades de España, de libertad y democracia. Pero no gustó y el propio COE, impulsor de la iniciativa, decidió posponer el proyecto. Una idea que se quedó para siempre en el cajón de Alejandro Blanco.