El danés Breschel se lleva la cuarta etapa y el esloveno Valjavec se coloca líder

La carrera se ha decidido en un esprint entre nueve corredores mientras que el pelotón llegó con más de un minuto de diferencia

AGENCIAS
Actualizado:

El ciclista danés Matti Breschel, del Saxo Bank, fue el más rápido en un esprint de nueve corredores y se anotó la cuarta etapa de la Vuelta a Suiza disputada a través de 197 kilómetros entre Biasca y Stäfä, en la que el esloveno Tadej Valjavec, del Ag2r se convirtió en nuevo líder. Breschel, de 24 años y medalla de bronce en el pasado Mundial de Varese, superó por escasos centímetros al kazako del Astana Maxim Iglinsky, que fue el encargado de lanzar el esprint, mientras que la tercera plaza fue para Valjavec, que aprovechó los 4 segundos de bonificación para pasar a encabezar la general.

El danés añadió la tercera victoria de la temporada a su palmarés con un tiempo de 5h.01.34, el mismo que sus compañeros de fuga, con los que compartió el protagonismo de la etapa y entre los que se encontraba el luxemburgués Andy Schleck (Saxo Bank), sexto en meta y uno de los favoritos al triunfo final. El pelotón se vio impotente para echar abajo la escapada. Nop en vano en ella viajaban grandes rodadores y rápidos llegadores, con el propio Breschel, que ganó en Madrid la última etapa de la pasada Vuelta a España o Iglinsky, explosivo en los metros finales. Así que el trabajo de los equipos de los esprintrers puros bajaron la guardia al ver que no habría llegada masiva y cerraron la jornada a 1.02 minutos.

Cancellara cedió el jersey de líder que lució desde la primera etapa y bajó a la sexta plaza. Valjavec tomó el mando con sólo 2 segundos sobre el menor de los Scheleck y 11 respecto al eslovaco Peter Velits (Milram). Entre los candidatos al podio en Berna, y en vísperas de la alta montaña, destaca la octava plaza del checo Roman Kreuziger (Liquigas), octavo a 42 segundos. Una oportunidad perdida para los esprinters en una jornada donde se fraguó una escapada multitudinaria con 26 unidades. El perfil ofrecía dos dificultades, una de ellas de categoría especial, el Col du Gotthard, de categoría especial, pero a 150 kilómetros de meta. La siguiente era el Sattelegg, de segunda y a 50 kilómetros de Stafa.

Pasado el último puerto el grupo en fuga se quedó en 9 corredores, con el Saxo Bank en situación privilegiada con la doble baza de Breschel y Schleck. El primero para la etapa y el segundo para la general. El pelotón dejó claras sus intenciones a 15 kilómetros de la llegada con un retraso de 2.40 minutos. Era ya cuestión de estrategias por la victoria en el grupo reducido. Valjavec soltó un ataque que fue contestado por Iglinsky, pero a ambos les fallaron las fuerzas a escasos metros de la línea, donde apareció Breschel con poderío para imponer la ley del más fuerte. Mañana se disputa la quinta etapa entre Stäfa y Serfaus, de 202 kilómetros.