El Alavés celebra un gol marcado ante el Inter en la Copa de la UEFA. Ap

Del complejo de inferioridad a la autoestima

MADRID. J. M. Cuéllar/P. Sardina
Actualizado:

Real Madrid y Barcelona ya no están solos en la elite. A ellos se les ha unido en Europa un séquito español que ha tiempo que les vienen pisando los talones en el fútbol nacional. El fútbol español domina en el Viejo Continente con claridad, mucho más después del desastre italiano. por lo que España mantiene, cada vez con mayor diferencia, el primer puesto en el ranking de la UEFA.

Primero fue el Deportivo quien se subió al carro de los triunfadores al ganar la Liga por delante de los dos equipos principales del país basándose en una política de fichajes muy competitivos, con mucho dinero sobre la mesa y coherencia en los despachos. Y la pasada campaña se unió también un Valencia eufórico que peleó con los mejores de Europa para ir dejándoles en la estacada y perder la final de la Liga de Campeones con el Madrid. El Valencia ha ido formando una plantilla de mucho peso y calado, formando un grupo colectivo.

Pero no es un fenómeno aislado, es la prueba de que el nivel ha subido en España porque las distancias futbolísticas son más pequeñas. Rayo y Alavés son la prueba fehaciente de dos equipos modestos que se han rebelado contra su condición jugando sin complejos tal y como lo hacen en el campeonato nacional. Por otro lado, del Celta ya se tuvieron noticias hace tres años cuando llegó a las últimas rondas de la UEFA realizando un gran fútbol. Los vigueses llevan tres años consecutivos metiéndose en cuartos de final de la Copa de la UEFA y el Mallorca llegó a la misma ronda después de estar en la final de la Recopa en la 98-99.

Varios son los factores que llevan a este fenómeno: España tiene un fútbol ofensivo que hace que el Madrid sea el equipo más goleador de Europa con un promedio de 2,8 por delante de los alemanes (Bayern, 2), italianos (Roma, 1,89), portugueses (Boavista, 1,85) y franceses (Lille, 1,28). Además, el campeonato español sólo es superado por el alemán en la media de tantos por partido (2,104).

Por otra parte, los grandes presupuestos derivados de las televisiones han permitido a los clubes más modestos potenciar sus plantillas, haciéndolas más competitivas.

TÉCNICOS NACIONALES

Asimismo, ha tenido mucha importancia el desembarco en las diversas plantillas de una generación de jóvenes que ya destacaron en las divisiones inferiores. Fueron algunos de los que lograron el título mundial sub´ 20 y de los subcampeones de los Juegos Olímpicos de Sidney. Varios han logrado encontrar acomodo en las plantillas de Primera.

Algo habrá tenido que ver la nacionalización de los banquillos de los equipos españoles. De los veinte conjuntos de Primera, quince optaron por entrenadores nacionales y, de los siete que aún se mantienen en Europa, sólo Cúper no es español.