Vídeo: Se retoma el dispositivo de búsqueda de Blanca Fernández Ochoa en Cercedilla

Caso Blanca Fernández Ochoa«Está en el monte, seguro; es un alma solitaria»

Blanca Fernández Ochoa, última hora en directo

Encuentran pastillas y una botella de vino cerca del lugar donde murió de Blanca Fernández Ochoa

M. J. Álvarez / C. Hidalgo
Actualizado:

«Me voy a recorrer la zona unos días». Esas fueron las últimas palabras que le dijo la exesquiadora Blanca Fernández Ochoa, de 56 años, a su hermana Lola. Con ella y con su cuñado vivía en los últimos tiempos en el barrio madrileño de Aravaca. La pionera medallista olímpica cogió dos bastones, se subió a su vehículo, un Mercedes Clase A de color negro, y no se la ha vuelto a ver. Así lo ha podido saber ABC de fuentes de la investigación. La desaparecida no fue ni al norte de España ni a hacer la parte que le faltaba del Camino de Santiago, como, al parecer, había informado a su hija Olivia Fresneda a través de un mensaje. Fue a la sierra madrileña de Guadarrama, donde apareció su coche a primeras horas de la mañana de ayer en un aparcamiento para senderistas a las afueras de Cercedilla.

Tal vez cambió de planes. Además, se dejó su teléfono móvil en casa. ¿Fue un olvido o un hecho intencionado? Las fuentes policiales consultadas y las de su entorno aluden a que solía marcharse unos días sin compañía ni medio de comunicación. «Es un alma solitaria», la describen. Pero al cabo del tiempo estimado volvía.

Esta vez no ha ocurrido así. Anunció a su hija que regresaría el jueves pasado y al ver que no aparecía ni podían contactar con ella, la joven denunció los hechos ante el puesto de la Guardia Civil de Las Rozas. Del caso se ha hecho cargo la Policía Nacional, en concreto, el Grupo de Desaparecidos de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta Central (UDEV), la comisaría de Moncloa-Aravaca y la Brigada de la Policía Judicial.

El viaje de Blanca, de momento sin retorno, comenzó el pasado sábado 24 de agosto, no el 23 como se indicó inicialmente en la alerta lanzada una semana después por la Policía en un tuit. Fue por expreso deseo de la familia, en vista de que los encargados del caso no podían tirar de ningún hilo. No se podía rastrear el teléfono móvil ni las cámaras de tráfico habían detectado el coche de esta mujer pionera. Tampoco se había registrado ningún movimiento en sus tarjetas bancarias, según fuentes de la investigación.

El llamamiento policial dio sus frutos enseguida. Fue un hermano de la deportista quien encontró el coche, vacío y con los pestillos echados, en el aparcamiento de Las Dehesas, entre Cercedilla y el Valle de la Fuenfría, de donde salen varias rutas de senderismo. Por ahí Blanca solía caminar y grupos de familiares y vecinos estaban haciendo batidas. Según la Policía Municipal, el día que se denunció la desaparición, el vehículo no estaba allí, lo que significaría que habría sido trasladado. Sin embargo, las fuentes encargadas de la investigación sostienen que no se ha movido de ahí. De hecho, tiene salpicaduras de barro secas de las últimas tormentas registradas en la región.

El hallazgo del coche ha llenado de esperanza a sus allegados. «El accidente es la única hipótesis que barajamos. Lo han abierto y no han hallado nada raro», recalca su cuñado Adrián Federighi. «Ella no solía llevar teléfono, se iba sola y si se ha caído o le ha pasado algo no puede pedir ayuda. Está en el monte, seguro», ha aseverado. «No es cierto que estuviera atravesando un mal momento», dijo en relación a los testimonios que indican que había recaído en su depresión, por la que estaba en tratamiento. «Estoy pasando el eslalon más duro de mi vida, pero lo superaré», había explicado a su amiga, Coral Bistuer (extaekwondista), en marzo.

Los investigadores barajan también la tesis accidental y no descartan que ella pudiera haberse desorientado. Así lo indicó Pedro Herranz, jefe del operativo de búsqueda. «Creemos que en cualquier momento puede ser encontrada en perfecto estado, es lo que estamos esperando». Y alude a que se trata de una desaparición voluntaria. Desde que apareció el coche un amplio dispositivo integrado por medio centenar de profesionales, entre ellos Policía, Guardia Civil, varias unidades caninas, tres helicópteros, además de Bomberos del Gera, rastrearon hasta el anochecer la zona de Cercedilla, Fuenfría e inmediaciones. Hoy, proseguirá la búsqueda con más efectivos.