El gaditano Carlos Coello trata de conquistar su segundo Mundial de muay thai
El gaditano Carlos Coello trata de conquistar su segundo Mundial de muay thai - All Star Fight
Muay thai

Carlos Coello desafía a la leyenda «Samurái»

El luchador gaditano busca su segundo Mundial en Ponferrada ante el nipón Kunitaka Fujiwara en el peso pluma (57kg)

Actualizado:

El camino hacia el éxito en un deporte tan áspero como el muay thai está repleto de obstáculos. «Caer y levantarse», es un dicho manido que representa fielmente la realidad de muchos luchadores. Carlos Coello (Cádiz, 1990) conoce en primera persona el amargo sabor de la lona. No está siendo un año fácil para el gaditano, que tras encadenar una racha de cinco victorias, esta se ha tornado en dos derrotas o «aprendizajes». Sin embargo, su perseverancia le ha permitido ganarse otra oportunidad: peleará por su segundo Mundial en Ponferrada, ciudad que lo ha acogido deportivamente, el 15 de diciembre, frente al nipón Kunitaka Fujiwara. En este caso, formará parte del Campeonato del Mundo ISKA profesional del peso pluma (57kilos), en lo que será la defensa por parte del japonés, actual campeón.

Como rendirse no es una palabra que valore el diccionario personal de Coello, el análisis de sus derrotas son vitales para continuar haciendo historia. El primer tropiezo de altura llegó ante el tailandés Army Sasiprapa, en la disputa del título Mundial WMC del peso pluma, combate al que acudió pasando la noche previa en el hospital del Bierzo, lugar donde se disputó la batalla. Tras la ceremonia del pesaje, dicha lesión lo mantuvo fuera de los cuadriláteros hasta el pasado 16 de septiembre, día en el que fue derrotado por decisión dividida ante el luchador top tailandés Dennonpluang por Cherdchai. Un combate que dejó un buen sabor de boca a pesar de la derrota, ya que Coello, tras dos cuentas de protección en el primer asalto, ganaba los dos asaltos siguientes presionando a su rival, no siendo suficiente para conseguir la victoria pero sí ganándose el respeto de todos los asistentes, siendo nominado al combate de la noche.

Ahora vuelve a la carga, con las mismas ganas que el primer día que se enfundó unos guantes con el sueño de abrocharse un cinturón planetario. «Este combate significa una nueva motivación y una oportunidad para volver a ganar un título importante. Es una ilusión muy grande poder llevarme el segundo Mundial», relata el gaditano a ABC desde Rayong (Tailandia), ciudad en la que reside desde que decidió exiliarse para evolucionar como luchador. Sin embargo, Coello, acostumbrado a subirse al ring asiduamente, realizará una pelea previa en otra organización de notoriedad. «Antes del Mundial tengo una pelea, diría que es de rodaje, pero ciertamente no lo es, porque es en un evento potente contra un rival muy reconocido. Luego me centraré en el título al 100%», explica.

El gaditano se encuentra ante un reto mayúsculo, desafiando al «Samurái» japonés, toda una leyenda en su país y que, a sus 38 años y 90 peleas, sigue con ganas de guerra. El peligro en este combate reside en las extremidades superiores, a tenor del análisis que realiza Coello. «La estrategia se basa en tener mucho cuidado con sus golpes de manos ya que, de sus victorias, la mayoría son por KO. Al ser un peleador que busca el KO, puedo hacer contras y buscar puntuar para llevarme el combate», desvela.

Al peleador gaditano le avalan numerosos triunfos. Es el actual campeón mundial WKN, fue nombrado deportista del año por el Ayuntamiento de su ciudad el año pasado, con saque de honor incluido en el partido de Copa del Rey entre el Cádiz y el Sevilla en el estadio Ramón de Carranza, y ha demostrado durante su carrera que sabe encajar los golpes tanto del ring como en la vida misma, pues sufrió la muerte temprana de su madre. Ahora, de la mano del promotor Diego Vázquez en conjunto con Jaime Cantos, presidente del ISKA España, le llega este complejo reto. Uno de sus deseos es poder dedicar una victoria a las personas que le hacen más fácil su camino. «El Mundial me gustaría dedicárselo a mi familia, a la gente que me sigue, a mi familia y, en especial, al público de Ponferrada que en el anterior título no pudo disfrutar de mí plenamente porque no estaba al 100%». España estará pendiente de uno de los máximos exponentes del muay thai nacional.