El dueño de Combate Américas, Campbell McLaren, posa en la redacción de ABC
El dueño de Combate Américas, Campbell McLaren, posa en la redacción de ABC - GUILLERMO NAVARRO
MMA

Campbell McLaren, el hombre que trae la revolución en las artes marciales mixtas a España

El fundador y CEO de Combate Américas, la mayor compañía de MMA enfocada a seguidores hispanos, trata de llevar el modelo del Mundial de fútbol a este deporte. El «país contra país» en lugar del «luchador contra luchador»

MadridActualizado:

Es un hecho contrastable con datos que las artes marciales mixtas (MMA, por sus siglas en inglés) están llamadas a ser el deporte del siglo XXI. La venta por 4.000 millones de dólares de la mayor liga del mundo de esta disciplina es uno de ellos. Y, en nuestro país, el crecimiento de aficionados en el último lustro indica que el territorio nacional está llamado a ser un espacio importante en el desarrollo de este deporte, creado hace un cuarto de siglo en la búsqueda de enfrentar diferentes estilos de lucha para ver cuál era el más efectivo en un combate real. Tanto es así que la compañía más prestigiosa enfocada a los hispanos ha decidido que el año que viene tiene que estar en la capital española. «Queremos hacer un evento en Madrid», exclamó Campbell McLaren, fundador y CEO de Combate Américas a ABC en su visita a la redacción, adelantando que España será «una referencia» en su expansión dentro de una de las promotoras con más proyección del mundo en las MMA.

El máximo directivo de la compañía es historia viva de este deporte, pues fue co-creador de la Ultimate Fighting Championship (UFC), la promotora de eventos que nació paralelamente con las artes marciales mixtas. «Esto es una combinación de cuatro deportes olímpicos: boxeo, taekwondo, lucha y judo. Cogimos todo eso y salieron las MMA», explica McLaren. En los inicios de UFC, para designar la disciplina ganadora, se dilucidaba en un torneo de ocho peleadores. Más tarde, se fue enfocando hacia un modelo similar al boxeo, con un campeón que obtiene un cinturón, y un ranking de peleadores que tratan de ascender para ganarse una oportunidad por el título. Así, McLaren crea Combate Américas en 2011 con el objetivo de revolucionar las artes marciales mixtas y tratar de «conseguir que sean el segundo deporte en seguimiento entre los hispanos tras el fútbol». El directivo quiere romper con el formato ranking y virar hacia el modelo futbolístico. «País contra país», apunta, porque los rankings son «juzgar sin datos, subjetivos». «Siempre es una opinión. El formato de torneo es bueno porque no puedes negar al ganador. Hay que apuntar hacia el formato de la Copa del Mundo, hacia el estilo futbolístico», desgrana.

McLaren es un galardonado productor de televisión estadounidense. Por ello entendió rápidamente que tenía que revolucionar el formato de las MMA, en el que está estipulado que las batallas sean a tres asaltos de cinco minutos por normal general y cinco rondas de cinco minutos en caso de que sea una pelea por el título. Algo diferente y que llamase la atención mediáticamente. «Combate Américas es más acción, más rápido, más pelea de pie, más artes marciales», describe el escocés. Torneos de un día a modo de eliminatoria con menos asaltos, donde la intensidad de las batallas dejen sin aliento al espectador. Que los luchadores se identifiquen con su nación, buscando semejanzas en la rivalidad impuesta en el fútbol, que permite que cada representante arrastre consigo miles o incluso millones de aficionados. La Copa Combate, creada por el promotor escocés, que trata de emular a la Copa del Mundo de balompié y en la que el ganador se embolsa un premio de 100.000 dólares, es un buen ejemplo de ello. «Combate Américas es el resultado de lo que aprendí en la UFC y el fútbol», define. También entiende la relevancia de las redes sociales como forma de colonización en un ambiente digital. «Son muy importantes. Dice mucha gente que las MMA es el deporte que inventó Twitter. Se interactúa mucho, los fans pueden hablar entre ellos, son todos muy jóvenes», asegura, mientras la presidenta de la compañía, Jacqueline Hernández, muestra un gráfico que indica el auge de las MMA a través de las redes sociales, que supera incluso a la Champions League.

Combate Américas, dice McLaren, pretende instalarse en 2019 en Madrid, para más tarde continuar con su expansión por el resto de España. Razones tiene. «El español es la segunda lengua más hablada en el mundo. Hay tradición de lucha, buenos medios de comunicación para apoyar el deporte, hay crecimiento de aficionados en las MMA y una cultura donde entienden la rivalidad de España contra el resto del mundo», argumenta. «Esto es como el "Risk", si yo pongo todas mis piezas en España, Estados Unidos y Latinoamérica, nadie puede conquistarme, estos son los mejores sitios para pelear», continúa. McLaren tiene claras las características que ha de tener un deportista de su compañía. «Nos gustan los luchadores agresivos, que fuera de la jaula sean personas respetuosas y respetables. Que respeten a la compañía, que respeten a los valores marciales, que respeten quiénes son ellos y que actúen honorablemente», enumera. Las MMA españolas están ante una oportunidad exlusiva para dar un salto de calidad, formando parte de una promotora de élite. La lucha ha sido uno de los motores de la Humanidad. Y España puede ahora escribir historia.