Del Bosque y Pirri coinciden en que aquel Bayern del 76 «era arrollador y nos venció hasta con cierta facilidad»

MADRID. Enrique Ortego
Actualizado:

El partido de ida, en el Bernabéu, quedó grabado en la historia del club. Roberto Martínez —acabó con la nariz rota— había adelantado al Madrid, pero Muller empató. Al final del partido fue cuando un aficionado saltó al campo y agredió al árbitro Linemayr. En la vuelta no hubo opción. Al descanso el Bayern ya ganaba 2-0. La maldición del Olímpico comenzaba a escribirse.

Aquel equipo de Miljanic salió desquiciado del césped. El galés Thomas expulsó a Amancio —que disputó entonces su último partido internacional pues esa temporada dejó el equipo—, lo que molestó sobremanera al gerente del club, Antonio Calderón, que en los vestuarios mostró su enfado con el comportamiento del equipo. Santillana también se marchó, lesionado. Breitner y Netzer fueron continuamente abucheados por sus compatriotas, que no perdonaban que jugaran con el Real Madrid, sobre todo al primero, que había sido jugador del Bayern.

Pirri tiene un recuerdo general del partido. No se acuerda de detalles, pero sí de que «los alemanes formaban entonces un equipo muy competitivo. Acababa de ganar las dos últimas Copas de Europa y entonces jugaban de distinta forma a ahora. Tenían seguridad en sí mismos y salían al ataque desde el principio. No tuvimos opción. Además, nos expulsaron a Amancio y en la segunda parte lo pasamos muy mal».

Para el miércoles, la recomendación de Pirri es muy concreta. «Defender bien, si el equipo se siente seguro atrás podrá lanzarse al ataque y entonces puede ganar, porque en el Bernabéu ya demostró que técnicamente es superior al Bayern. Tenemos que llevar la iniciativa, pero defensivamente debemos estar muy pendientes».

Vicente del Bosque también jugó ese partido. «Aquel Bayern era superior. Aquella generación de jugadores marcó una época no sólo con el equipo, también con la selección. Es que hay que valorar a los hombres de los que hablamos: Maier, Becken-bauer, Hoeness, Rummenigge, Muller... El “torpedo” nos hizo tres goles, uno aquí y los dos de allí...».