Del Bosque piensa que quizá se equivocó con las rotaciones

MADRID. José Manuel Cuéllar
Actualizado:

Finalmente, tampoco Makelele pudo pasar la última prueba. Así que el Madrid se marchó a Las Palmas con lo puesto, que no es mucho después de dejar en la capital media mochila de lesionados: Raúl, Makelele, Sanchís, Iván Campo y Munitis, más Hierro, éste último por sanción.

Hora pues de ver lo que se ha dado en llamar profundidad de banquillo. Del Bosque ha estado toda la semana probando distintas posibilidades. Primero, Helguera y Karanka en defensa con Flavio y Celades por delante; después, los mismos defensas pero con Celades y McManaman por delante y Solari en la izquierda. La última, Geremi y Karanka en la zaga, Celades y Helguera en el doble pivote y McManaman en la izquierda. Conociendo al técnico madridista y lo poco amigo que es de mover el equipo, lo normal es que se decida por el hombre por hombre, mucho más si uno de ellos es Geremi, al que el técnico da una oportunidad en cuanto puede. Por otra parte, Flavio lleva más de cuatro meses sin jugar un partido y parece aventurado hacerle jugar desde el principio.

ARMA DE DOBLE FILO

Son cosas del calendario, que ya está muy recargado. Al respecto, Del Bosque dio lugar ayer a la duda cuando confesó que «quizás me haya equivocado con las rotaciones. No lo sé, también hay quien dice que es positivo que la alineación del Madrid se sepa de memoria entre la gente de la calle. Nunca se sabe. Ahora va a entrar gente nueva en el equipo y tampoco sabremos si es mejor. Por una parte, no jugarán los habituales pero, por otro lado, los que lo hagan tendrán más frescura, al menos mental, para afrontar el partido».

Del Bosque alabó el juego de Las Palmas del que dijo que «en este regreso a Primera División ha conseguido recuperar a los jugadores canarios de la cantera, lo que le ha devuelto su signo de identidad».

Por su parte, el técnico del Las Palmas, Sergio Kresic, recupera a Paqui para el centro de la defensa, pero pierde a Edu Alonso, con pubalgia. El entrenador canario dio las claves para triunfar: «Hay que hacerles la vida imposible, cerrándoles las bandas, privándoles de la posesión del balón y atacando su área».