El Bayern pasa media factura al Manchester

MANCHESTER. ABC
Actualizado:

Un partido muy igualado de principio a fin. Ambos equipos pelearon el encuentro en el medio campo con una lucha sorda y dura en la que el equilibrio fue la tónica general. Se jugó mucho en esa zona, con gran presión de ambos sobre los conductores del balón y apenas se pudieron ver ocasiones de gol.

El Bayern no salió a encerrarse si bien sus centrocampistas conectaron poco con sus delanteros, que pasaron desapercibidos en la primera mitad. Sin embargo, el peligro de los alemanes llegó con las llegadas desde atrás de sus centrocampistas o con jugadas a balón parado donde Linke y Jancker crearon peligro.

El Manchester tuvo más dinamismo en su juego, pero menos precisión. Sus alas, tanto Beckham como Giggs, se empeñaron en escorarse al centro por lo que el Manchester apenas abrió el juego e intentó entrar por donde más gente habían colocado los alemanes.

Con tanta presión y predominio de las defensas sobre las delanteras, las ocasiones de gol llegaron con cuentagotas y sólo al final del primer tiempo, cuando las fuerzas comenzaron a menguar entre los destructores de cada equipo.

No se veía un claro dominador del partido, con idas y venidas que morían en la frontal de cada área. Sólo se pudo ver un tiro alto de Cole, un cabezazo de Linke que sacó Neville en la raya y muy poco más. Escasas ideas de los dos equipos para encontrar a los verdaderos peligros que tenían en sus filas, Scholl por el Bayern y Cole por los ingleses.

SE INCLINA LA BALANZA

En la segunda mitad siguió la igualdad, pero si en la primera parte el dominio era ligeramente inglés, en este periodo fue alemán, y con ocasiones. Effenberg sacó un peligroso golpe franco ligeramente alto y en el siete Elber apareció para disparar y que Barthez tuviese que hacer un paradón y enviar el balón a córner.

Lo poco que creaba el Manchester lo cortaba Kuffour en un gran partido mientras que el medio campo empezaba a caer en las botas de Effenberg, que comenzó a marcar el ritmo del encuentro.

Aunque el Manchester despertó durante algunos minutos por medio del fuerte trabajo de Keane, el que seguía creando mejores ocasiones era el Bayern, con un tiro de Jeremies que tuvo que sacar Barthez a una mano e incluso un disparo al larguero de Zickler. Si bien el partido seguía igualado, el Bayern creaba más peligro hasta que a cuatro minutos del final apareció Paulo Sergio para aprovechar una duda de la defensa local y marcar el gol del triunfo. Incluso Zickler pudo lograr el segundo, pero su tiro salió alto.