El atletismo español viaja a Daegu para limpiar su imagen
Mario Pestano, en acción - EP
ATLETISMO

El atletismo español viaja a Daegu para limpiar su imagen

España acude a la cita de Corea del Sur con 44 deportistas

MADRID Actualizado:

44 participantes. 27 hombres y 17 mujeres. Ése será el capital humano con el que la España irá al Mundial de atletismo. La cita será en Daegu (Corea del Sur) del 27 de agosto al 4 de septiembre y a ella acuden con el ánimo de mejorar la actuación de hace dos años en Berlín, donde la delegación española rescató dos medallas. Sin Marta Domínguez, sobrevive de aquellas García Bragado, bronce en 50 km marcha. De anteriores entregas saben lo que es saborear el podio María Vasco y Paquillo Fernández (20 km marcha). El granadino, que ha vuelto tras un año de sanción, persigue un objetivo similar al del resto de la selección: borrar con buenos resultados la sombra que ha arrojado el dopaje sobre el atletismo español.

Porque la renuncia de Digna Luz Murillo ha sido recibida con murmullos y parece que los triunfos son la única forma de centrar la atención en el deporte. Dentro del tartán una de las atracciones estará en Jesús España, dominador indiscutible de los 5.000 metros en territorio nacional. Asentado en la élite europea y en un momento de forma envidiable, asaltar a los dominadores africanos es su gran reto, aunque aún tiene por delante bajar de los 13 minutos.

Una vez más, los fondistas españoles serán la mayor esperanza para el atletismo español, que estará capitaneado en Corea del Sur por el lanzador Mario Pestano y la saltadora de altura Ruth Beitia. La cántabra, quinta en Berlín 2009, atesora en su palmarés una plata en pista cubierta, conseguida el año pasado en Doha. Daegu puede traer su primera presea al aire libre.

Esperan volver con la maleta cargada, aunque hay quien ya lleva peso en ella. Es el caso de Concha Montaner, que doblará en longitud y relevo 4x100.

En total, 44 deportistas (baja de última hora la de Josephine Onyia) que viajan a Corea del Sur con un doble reto: superar las dos medallas de Berlín y conseguir un bidón de oxígeno para el atletismo español: reivindicarse a base de resultados.