Etiopía planta cara a Kenia
EFE
atletismo

Etiopía planta cara a Kenia

Imane merga rompe el dominio keniata en el Mundial de cross

Actualizado:

Etiopía ha plantado cara a la dictadura de Kenia en los Mundiales de cross al conseguir el título sénior por medio de Imane Merga y los dos júnior femeninos con Faith Kipyegon.

Los otros cinco -dos individuales y tres por equipos- fueron para Kenia, que en la edición anterior de los campeonatos (Bygdoszcz, Polonia) había barrido con las ocho coronas en juego.

Merga, un especialista en 5.000 metros, arrebató a Kenia su título más querido con un esprint que no encontró respuesta en los tres kenianos que le acompañaron hasta las inmediaciones de la meta.

Paul Kipngetich Tanui y Vincent Chepkop hubieron de conformarse con plata y bronce.

La carrera de 12 kilómetros, disputada cuando el sol más calentaba sobre el circuito (21 grados), empezó a un ritmo más lento que la júnior (5:35 los dos primeros kilómetros).

Una veintena de atletas, todos ellos africanos, pasó en cabeza el cuarto kilómetro (11:17). A mitad de carrera, en el tercer paso por meta (6 km), Kenia había limpiado el grupo de arriba, ahora formado por diez, pero Etiopía tomaba posiciones con Hunegnaw Mesfin y Merga en cabeza.

Al toque de campana, seis atletas, entre ellos cuatro kenianos, afrontaban la última vuelta todavía con posibilidades de victoria, pero Merga había guardado fuerzas suficientes para dejar clavados a los kenianos.

Cheruiyot se lleva el título femenino

En la carrera femenina, de 8 kilómetros, Vivian Cheruiyot, campeona del mundo de 5.000 metros en 2009, conquistó el título con un ataque en el último kilómetro que relegó al segundo puesto, por tercer año consecutivo, a su compatriota Linet Masai, mientras que la estadounidense Shalane Flanagan conquistó el bronce.

La carrera comenzó tranquila, a diferencia de las dos júnior anteriores. Cheruiyot puso una marcha accesible en la primera vuelta, de manera que el grupo llegó alargado pero entero al primer paso por meta (6:14).

Las etíopes, con Hiwot Ayalew a la cabeza, tomaron el mando a partir del segundo kilómetro. Ahora sí, el grupo se fraccionó. Arriba quedaron catorce, entre ellas una blanca, Shalane Flanagan, medallista olímpica de bronce en los 10.000 de Pekín.

Linet Masai, campeona mundial de 10.000 metros en 2009, tenía una nueva oportunidad para el desquite, después de terminar segunda los dos últimos años, y en ambos casos derrotada por una compatriota que aprovechó su generoso esfuerzo para adelantarla en el esprint.

Esta vez Masai dejó que las demás hicieran el gasto en el eterno mano a mano entre Kenia y Etiopía y sólo se dejó ver a falta de dos kilómetros, pero no pudo sentenciar la prueba. Fue Cheruiyot la que atacó con efectos letales.