Adiós multitudinario a Paquito

M. FRÍASCERCEDILLA (Madrid). Francisco Fernández Ochoa descansa en paz en el Cementerio Municipal de Cercedilla. Fue el colofón de una jornada emocionalmente tan intensa como la del lunes y en la que

Actualizado:

M. FRÍAS

CERCEDILLA (Madrid). Francisco Fernández Ochoa descansa en paz en el Cementerio Municipal de Cercedilla. Fue el colofón de una jornada emocionalmente tan intensa como la del lunes y en la que miles de personas desafiaron el frío y la lluvia (muy intensa en algunos momentos puntuales) de un día gris para concentrarse en las puertas de la iglesia parroquial de San Sebastián, donde se ofició el funeral, y en las inmediaciones del Cementerio Municipal, en el que fue enterrado después.

Poco después de las 11.30 partía el féretro con los restos mortales del campeón olímpico español desde su domicilio, donde había sido velado por sus familiares y amigos durante toda la noche. Cubierto por las banderas olímpica, española y de Cercedilla fue introducido en uno de los cinco coches fúnebres que había en la puerta. En los otros cuatro se depositaron las más de cincuenta coronas que habían llegado el lunes.

A las 12.00 llegó la comitiva a la iglesia parroquial del pueblo de Cercedilla -minutos antes el pleno extraordinario del Ayuntamiento le había nombrado hijo predilecto y había decretado dos días de luto-, especialmente volcado en esta ocasión con su vecino más ilustre. Crespones negros en muchas ventanas y balcones y decenas de ramos de flores y coronas funerarias en la estatua que le representa triunfante en los Juegos de Sapporo expresaron el sentimiento de esta localidad, que no ocultó su admiración y cariño hacia Paquito ni en el homenaje que le tributó el pasado día 28 ni en los tristes momentos vividos ayer y el lunes.

Una atronadora ovación, la primera de esta jornada especial, recibió los restos mortales de Francisco Fernández Ochoa en las inmediaciones del templo, en cuyo interior estaban representados todos los estamentos de la sociedad. Desde políticos (Esperanza Aguirre, Santiago Fisas y Rafael Simancas), autoridades deportivas (Juan Antonio Samaranch, Jaime Lissavetzky y Alejandro Blanco), deportistas (Corbalán, Romay, Valdano, Hierro, Pedro Delgado o Adrián Campos), toreros (Ponce y Cristina Sánchez) o gente del espectáculo (Máximo Valverde o Marc Ostarcevic). Junto a ellos, todo el pueblo de Cercedilla, que ayer paró su actividad para darle su último adiós.

La misa se alargó casi dos horas puesto que al término de la ceremonia casi todos los vecinos se acercaron hacia el lugar donde estaban los familiares para darles el pésame.

Desde allí se formó la comitiva fúnebre hacia el camposanto. Tras el féretro, María Jesús, la viuda de Francisco, rodeada por sus tres hijos. Un poco más atrás, los hermanos del fallecido. Detrás, la cola se hacía interminable. Con el camposanto también lleno a rebosar, se vivieron momentos de gran emoción en éste que ya sí era el último adiós. La comitiva fue recibida con otra sonora ovación, la misma que se repitió en el momento en que el ataúd recibía sepultura. Era difícil así contener las lágrimas.