Polideportivo

Adiós a las chicas del podio

El Gobierno de Australia del Sur prohíbe las azafatas en el Tour Down Under de ciclismo, para dignificar el estereotipo femenino

Actualizado:

Una de las leyendas urbanas que circulan cíclicamente por los entresijos de los eventos deportivos se va a materializar el próximo 14 de enero. A miles de kilómetros y 24 horas de avión. El Gobierno de Australia del Sur ha decidido prohibir las azafatas que entregan los premios en el podio del Tour Down Under y las sustituirá por jóvenes ciclistas. Entiende que suprimir del protocolo a las bellas modelos es una manera de dignificar el estereotipo femenino. Es una medida que da continuidad al criterio de los gobernantes australianos, ya que acordaron hace unos meses retirar la financiación para contratar a las chicas que sujetan el paraguas o el cartel con el nombre del piloto en una carrera de automovilismo, la Adelaida Clipsal 500, la prueba que reemplazó al Gran Premio de Fórmula 1 que antes se celebraba por esos parajes.

El promotor de la iniciativa es el ministro de Deportes de Australia, Leon Bignell, y sus argumentos tienen que ver con aparentes contradicciones éticas. «El Gobierno está pagando por contratar chicas para la parrilla o el podio y al mismo tiempo estamos poniendo dinero en las áreas de salud mental para ayudar a las mujeres jóvenes que tienen problemas de imagen corporal», declaró a la prensa local. El ministro abrió un debate moral respecto a la posición predominante de la clase dirigente. «Lo que realmente queremos es inspirar a las niñas y a las mujeres jóvenes que vienen a las carreras de automóviles a ser pilotos de coches, mecánicas o ingenieras».

Se trata de un asunto complejo con matices diversos en relación con el deporte. En el Gran Premio de Mónaco, el más emblemático de la Fórmula 1, las modelos de la parrilla fueron reemplazadas hace dos años por guapos chicos musculados. El Mundial de Resistencia de coches inauguró hace dos cursos la alternativa de prescindir de chicas bien torneadas por lo que consideraba una postura sexista.

«Nuestras modelos disfrutan haciendo su trabajo y poniendo su talento a favor del espectáculo -ha declarado Ute Petersen, director de la agencia australiana de modelos Tanya Powell-. La corrección política se ha vuelto loca. Deberían votar los espectadores».

El despropósito de Sagan

El estereotipo femenino ha anidado en los deportes de motor (aquel episodio de Hamilton rociando con champán a una modelo que provocó editoriales de la prensa), aunque la polémica sexista se desató en el ciclismo por un despropósito de Peter Sagan, genio del pedal y doble campeón del mundo los dos últimos años. El eslovaco le pellizcó el culo a una azafata en el podio del Tour de Flandes 2013 que había ganado Fabian Cancellara. Aunque pidió perdón, fue abrasado por las críticas.

«Respetamos la decisión del Tour Down Under -comenta a ABC Javier Guillén, director general de la Vuelta a España-. En nuestra carrera las chicas entregan los premios a los corredores y los modelos masculinos hacen lo propio en la prueba de las féminas. Las azafatas que contratamos vienen voluntariamente, son retribuidas con un buen sueldo y forman parte de nuestra organización como todos los demás. En la Vuelta a España desempeñan un trabajo relacionado con la imagen que se desarrolla desde la dignidad y el respeto».

La iniciativa del Tour Down Under no ha cuajado de momento como un modelo de actuación para sus congéneres. Ayer en Mallorca se celebró la reunión anual de los organizadores de pruebas, corredores, equipos y demás miembros de la comunidad ciclista y nadie enarboló la bandera de los australianos, ya que ni siquiera se sometió a discusión.