EPA
EPA

«El accidente no me ha afectado para nada»

Heikki Kovalainen (25 años, Suomussalmi) perpetúa en la Fórmula 1 la tradición de Finlandia en todo lo que tiene que ver con deportes de motor. El patronímico «Nen» (Vatanen, Kankkunen, Hakkinen

POR JOSÉ CARLOS CARABIAS. ENVIADO ESPECIAL. MÓNACO
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Heikki Kovalainen (25 años, Suomussalmi) perpetúa en la Fórmula 1 la tradición de Finlandia en todo lo que tiene que ver con deportes de motor. El patronímico «Nen» (Vatanen, Kankkunen, Hakkinen, Raikkonen...) es sinónimo de éxito en el automovilismo, sea cual sea la especialidad (rallys, F-1). El mejor país a nivel educativo de Europa, según el informe Pisa, exporta pilotos a escala planetaria. Kovalainen sigue la senda. En la F-1 carbura al rebote de Alonso. Va ocupando su sitio. Lo hizo en Renault y ha repetido en McLaren, donde convive de momento sin problemas con Lewis Hamilton. Víctima de un tremendo accidente en Montmeló, que fue más grave de lo que pareció, el finlandés enseña en la entrevista con ABC el perfil común a todos los pilotos del «paddock». La ambición. «Mi objetivo es ganar el Mundial», cuenta seguro de sus fuerzas.

-¿Cómo lleva su debut en McLaren?

-Bien en líneas generales. La única carrera con ausencia de problemas para mí fue la de Malasia. En todas las demás, he tenido algún contratiempo en algún punto a lo largo del fin de semana o en la carrera del domingo. Tenemos confianza en que podemos dar la vuelta a la situación, contar con un poco más de suerte en todos los aspectos y sumar más puntos para McLaren-Mercedes.

-Mónaco parece el escaparate ideal.

-Nunca he ganado en Fórmula 1 y me encantaría estrenarme en Mónaco. Se trata de un circuito fantástico y lleno de dificultades.

-¿Es tan complicado conducir en Mónaco como se dice o es todo una leyenda?

-Tienes que ser muy bueno aquí para ir por el camino correcto. Por eso este escenario es especial. La clasificación del sábado es la clave, pero aquí no es fácil. Todo tiene que salir según lo previsto si tú quieres dar una vuelta realmente perfecta. En la carrera se conduce pegado a los muros, el coche de seguridad puede tener una presencia muy activa y hay que ser astuto para anticiparse a los acontecimientos.

-¿Ha visto su accidente de Montmeló o no ha tenido ganas?

-He visto el accidente por televisión, sí.

-¿Una vez, dos, varias?

-Digamos que lo he visto y que luego he echado un vistazo con mis ingenieros en McLaren.

-¿Y qué pasó?

-Hemos analizado minuciosamente lo que sucedió, pero no tenemos una explicación todavía.

-Un golpe así, ¿provoca miedo, dudas o activa la rabia y las ganas de competir?

-Para nada ha afectado el accidente a mi actitud como piloto o a mi enfoque de las carreras. Después de todo no me he planteado más preguntas. Me preparo en las mismas condiciones y en la misma dirección. Ya he tenido otros accidentes antes de éste y he sido capaz de regresar al volante del coche siendo exactamente el mismo.

-Si no se llega a recuperar, otro hubiera ocupado su lugar. Y eso supone el riesgo de que le arrebaten el volante. ¿Cómo vivió esos momentos de incertidumbre?

-La Fórmula 1 es un juego impredecible. Tienes que estar preparado para todo. Yo he sido siempre consciente de todo lo que me rodea y he asumido los riesgos. Y continuaré en la misma dirección.

-¿Ha vivido algún accidente como el de Barcelona?

-En 1997 tuve un grave accidente en el karting. Destrocé el coche, quedó completamente laminado y me rompí la pierna izquierda. Pero me recuperé y regresé a la competición.

-¿...?

-También en 2002, cuando corría en la Fórmula 3, tuve un accidente en Corea. Choqué contra el muro y me di en la cabeza, como la última vez. Me pasó a menos velocidad que en Barcelona, pero fue un percance grave. Obviamente, el impacto de Montmeló fue el más estruendoso de mi carrera, de largo. Espero que no me pase otra vez, pero si pasa ya sabré vivir con ello.

-¿Hay psicosis en McLaren porque no se repita un desenlace cómico (Alonso-Hamilton) como el del año pasado?

-Sólo llevamos cinco carreras disputadas y todo puede pasar. Las cosas pueden cambiar rápidamente en la Fórmula 1, como se vio el año pasado. No creo que ninguno de los pilotos esté pensando ya en la consecución del título. Queda un largo camino por delante y muchas carreras por correr.

-¿Y dónde están sus aspiraciones personales?

-Aún no me he dado por vencido por lo que respecta a ganar el Mundial. El campeonato está abierto todavía para todo el mundo. Ese es mi objetivo. Y es demasiado pronto para sacar conclusiones. Nosotros tenemos que ir entrenamiento a entrenamiento, carrera a carrera, y tratar de mejorar el coche para que seamos cada vez más fuertes.