El Fundación Montemadrid durante la pasada final de la Liga
El Fundación Montemadrid durante la pasada final de la Liga - Movistar Inter
FUTSAL

Movistar Inter cambia Alcalá por Torrejón

Las insuficientes reformas del Fundación Montemadrid y la falta de garantías para cubrir sus gastos fuerzan la mudanza

Actualizado:

Movistar Inter jugará la próxima temporada en el Pabellón Jorge Garbajosa de Torrejón de Ardoz. El conjunto verde, campeón de la Liga y la Copa del Rey la pasada campaña, deja la que ha sido su casa los últimos años debido, según ha explicado en un comunicado oficial conjunto con el Ayuntamiento complutense, a que «el Pabellón Fundación Montemadrid no reúne las mejores condiciones para la práctica profesional del futbol sala ni para el adecuado disfrute de los espectadores».La noticia se produce cuando el club verde, que ha cambiado de sede en varias ocasiones desde su fundación, parecía haber encontrado por fin una definitiva y en la que la identificación de los aficionados y la ciudad con el club había llegado a ser total. De hecho, el Fundación Montemadrid ha registrado en las últimas temporadas una de las mejores medias de asistencia de aficionados de la Liga Nacional de Fútbol Sala.Sin embargo, las insuficientes reformas planteadas por el Ayuntamiento de Alcalá de Henares para acondicionar el vetusto pabellón, una vieja reivindicación del club madrileño, unidas a que el club no tiene las garantías necesarias por parte del consistorio de que se podrán afrontar todos los gastos normales del pabellón durante la temporada, han forzado a Movistar Inter a regresar al Jorge Garbajosa de Torrejón de Ardoz, una de sus anteriores sedes.Fuentes del club han explicado a ABC que nadie les ha podido asegurar que se pueda cumplir con los gastos habituales del recinto, como la luz y el agua, el personal de mantenimiento o los servicios de seguridad, y que suponen un coste anual muy elevado. Un gasto que queda fuera del alcance de las posibilidades del club. Garantías que sí han encontrado sin embargo en Torrejón de Ardoz, y que han llevado a que el club, «no sin dolor», haya decidido la mudanza a esta localidad.José María García, fundador y propietario del club, ya había explicado en las recepciones al equipo en el Ayuntamiento alcalaíno tras la conquista de la Copa del Rey y la Liga, que el club tenía asumidos y se adaptaría a los recortes lógicos en las subvenciones por la situación de crísis que atraviesa el país, pero igualmente alertó sobre la necesidad de que «el club más laureado del mundo» pudiese disputar sus encuentros en un pabellón a la altura.La próxima temporada Movistar Inter defenderá sus títulos y peleará por añadir nuevos a su deslumbrante sala de trofeos en el Jorge Garbajosa, que cuenta prácticamente con la misma capacidad (4.500 espectadores), si bien ha decidido dejar en Alcalá de Henares la escuela de fútbol sala base ‘La Academia’ para mantener sus compromisos y no cortar completamente los vínculos con la ciudad complutense. La cercanía de ambas localidades favorecerá además el desplazamiento de los abonados interistas.