Alberto Contador, de rosa, en la etapa de hoy
Alberto Contador, de rosa, en la etapa de hoy - EFE
CICLISMO / GIRO DE ITALIA

Intxausti conquista Campitello Matese y Contador resiste los ataques de Fabio Aru

Gran victoria de etapa del corredor de Movistar. El líder no demuestra signos de debilidad a pesar de su hombro dolorido

Actualizado:

Tras una etapa disputada a todo trapo, Beñat Intxausti (Movistar) se impuso en la cima de Campitello Matese (es su segunda victoria de etapa en el Giro después de la conseguida en 2013) y Alberto Contador conservó un día más la maglia rosa. Un gran día para el ciclismo español. No se le vio incómodo al líder encima de la bicicleta, moviéndose en los puertos con su estilo saltarín y agarrando el manillar con firmeza a pesar de su lesión de hombro, resistiendo los arreones de Fabio Aru y Richie Porte.

Dos grupos de fugados abrieron camino. Por delante, Kruijswijk, Betancur y Vandewalle; por detrás, Pellizotti, Bongiorno, Samoilau, Reichenbach, Niemec, Intxausti, Finetto, Danielson y Zakarin. El tren de Astana, que olfateaba la maglia rosa para su jefe de filas, Fabio Aru, empezó a tirar a falta de 25 kilómetros para la línea de meta, con lo que la ventaja de los escapados empezó a menguar de forma preocupante para sus intereses. Al pie del último puerto de la jornada el trío cabecero llegó con un minuto y medio de ventaja sobre el grupito perseguidor y cuatro minutos sobre el pelotón principal.

Los ataques no tardaron en producirse en las primeras rampas de ascensión a Campitello Matese. En la cabeza de carrera, atacó el holandés Kruijswijk, dejando a sus compañeros de aventura. También se empezó a desmembrar el grupo perseguidor, con Intxausti y Reichenbach a la caza. Y en el principal, Astana puso un ritmo muy exigente que empezó a descolgar corredores. Cuando a falta de cuatro kilómetros llegó la parte más dura del puerto, Intxausti y Reichenbach superaron a Kruijswijk.

Pero un kilómetro más atrás empezó el movimiento entre los gallos. Atacó Aru y respondió bien Contador. Luego arrancó Mikel Landa, también de Astana, en busca de los dos corredores delanteros. Entonces Intxausti probó sus fuerzas en busca de la victoria de etapa, que logró con gran brillantez. Nuevos ataques de Aru y de Porte probaron a Contador, que llegó fatigado, pero muy vivo, a la meta, y con un pequeño botín de dos segundos gracias a la bonificación conseguida en un sprint intermedio. A 4 segundos en la general está Aru; a 22, Porte, y a medio minuto Dario Cataldo.