Contador mete miedo a Froome
Alberto Contador, durante el Dauphiné - afp
Dauphiné | 7ª etapa

Contador mete miedo a Froome

El español le ha sacado 20 segundos al británico y es el nuevo líder del Dauphiné, con 8” de ventaja, a una etapa del final de la carrera

Actualizado:

Todo lo que pasa en el Dauphiné se tiene que leer pensando en el Tour de Francia. A tres semanas de que empiece la carrera más importante del mundo, Alberto Contador ha batido en una etapa de alta montaña a Chris Froome, el vigente campeón. Lo que no pudo conseguir en toda la temporada pasada, la del retorno del pinteño al Tour, ha llegado hoy en los Alpes, en el gran ensayo general antes de la Grand Bouclé.

El duelo entre Froome y Contador dura desde el primer día de Dauphiné: Froome ganó en la crono por poco, ganó en la segunda etapa aunque no soltó a Contador, y este atacó e hizo sufrir a Froome tres días después. La tensión empezó a hablar por la boca del ciclista de Nairobi, que llegó a decir que «si Contador estaba tan fuerte, habría atacado cuesta arriba y no en un descenso», como hizo en la etapa del jueves.

A Sky le gusta tenerlo todo controlado y cualquier detalle que se escapa de su plan de carrera les bloquea. Y aun así, hoy Contador ha ganado en el escenario ideal del Sky, que a falta de cinco kilómetros para meta tenía a cuatro ciclistas salvaguardando a Froome.

A dos kilómetros atacó Contador y Froome, en el primer síntoma de debilidad, no salió. El maillot amarillo del Dauphiné prefirió quedarse a rueda de su escudero Richie Porte, ignorando una regla no escrita del ciclismo que dice que a un ataque de un líder resopnde otro líder.

Contador fue sumando ventaja metro a metro hasta que Froome respondió, descolgando a Nibali, Hesjedal y Talansky. Pero aunque se acercó por momentos, los últimos metros del durísimo y poco conocido Finhaut-Emosson fueron demasiado para el último ganador del Tour. En meta Contador le sacó 20 segundos, ocho más de los que necesitaba para ponerse líder. La ventaja podría haber sido mayor si hubiera habido bonificaciones, pero por delante circulaban tres escapados y uno de ellos, el holandés Lieuwe Westra, ganó la etapa.

Froome puede acusar las heridas por la caída que sufrió ayer y en cualquier caso el Dauphiné nunca equivale directamente al Tour. Pero sí que da pistas: mañana, en Courchevel, Contador defenderá el maillot de líder del Dauphiné y Froome tendrá que atacar para recuperar la autoridad de su mandato en la salida del Tour de Francia.