Carlos Feriche, adiós sin perder un partido
Carlos Feriche da instrucciones durante un partido - efe
hockey patines

Carlos Feriche, adiós sin perder un partido

El seleccionador deja el cargo tras ocho años y una balance muy exitoso de 5 Mundiales, 4 Europeos... y ningún partido perdido

Actualizado:

Cuando Carlos Feriche (Barcelona, 1959) se hizo cargo de la selección española de hockey patines en 2005, no se le pasaba por la cabeza que su ciclo al frente del conjunto nacional iba a ser tan exitoso. «Ni por asomo. Mi único objetivo entonces era jugar finales, y desde ese momento todo ha sido increíble. Cinco Mundiales, cuatro Europeos... y, sobre todo, el hecho de no haber perdido un solo partido», afirma a ABC, aún emocionado tras haber anunciado su adiós cuando nadie lo esperaba.

Feriche reconoce estar cansado. Han sido años de éxito, pero sin que se haya reflejado en la opinión pública ni las instituciones. «Si hubiera sido seleccionador de fútbol, a lo mejor también sería marqués», asume con cierta guasa. «En el último año, tras el Mundial de Angola, sí que hemos recibido más apoyos. Ya sé que el fútbol tiene otra dimensión, pero me parece injusto que no se valore el esfuerzo colectivo que ha tenido esta selección en los últimos tiempos», señala, al tiempo que expresa su agradecimiento al ministro Wert, al CSD y al COE.

En estos ocho años que ha pasado al frente del banquillo nacional, la selección ha sido una apisonadora. 53 partidos -todos ganados- con un balance de 349 goles a favor y solo 52 en contra. Un balance que le ha servido para dominar el hockey sobre patines a nivel mundial. «Hemos ganado cinco Mundiales consecutivos y cuatro Europeos, pero me quedo con la sensación de no haber perdido un solo encuentro. Eso es único», apunta Feriche.

El Estado español

No comparte la sensación de haber creado un equipo invencible -«hemos estado cerca de perder algún partido y hay selecciones como Portugal o Argentina que nos pueden ganar»-, pero sí de haber dirigido a la generación de jugadores más talentosa de la historia. Un grupo formado exclusivamente por catalanes, «encantados de representar al Estado español», como reconoce el propio seleccionador.

«No es un tema político. En Cataluña están el 80 por ciento de las licencias y los mejores jugadores. Por eso la selección tiene más de esa comunidad. Los choques políticos por esa cuestión son polémicas de las que nos quedamos al margen», afirma el hombre que ha convertido a la selección de hockey patines en la más exitosa del mundo.