Temas

Manuel Jesus El Cid

Manuel Jesus El Cid imágenes y vídeos

«Hambre de toros»: comienza Valdemorillo

«Hambre de toros»: comienza Valdemorillo

La temporada calienta motores con la primera feria «oficial» de la temporada, que arranca este sábado «con un cartel de cualquier día de San Isidro, de aficionados»: El Cid, Paulita y Fandiño

El Cid, VI Premio Taurino de ABC

El Cid, VI Premio Taurino de ABC

El galardón ha sido concedido al diestro sevillano «por la nueva ilusión que logró suscitar en el público madrileño y por su trayectoria de torería clásica»

Cuerpo glorioso

«Si los avances de la física nos demuestran que las partículas elementales no están confinadas a un solo sitio, ¿por qué no podemos imaginar un cuerpo glorioso que abandona las vendas que lo aprisionan?»

POR JUAN MANUEL DE PRADA Comentar

Ha resucitado

LA GLOSA DOMINICALLA resurrección de Jesús es el acontecimiento central de la historia de la salvación. El Calvario no fue el último acto de la obra del Señor. La cruz y la muerte de Jesús condujeron

Árbol de la cruz, árbol de vida

«Mirad el árbol de la cruz, en que estuvo clavada la salvación del mundo. Venid a adorarlo». Con esta aclamación, que procede de

JUAN JOSÉ ASENJO PELEGRINA Arzobispo de Sevilla Comentar
Todo el toreo se citó en ABC

Todo el toreo se citó en ABC

ABCMADRID. El mundo del toro en pleno y representantes de diferentes ámbitos de la sociedad española y francesa se citaron en la Casa de ABC para la gran cena del toreo.Al multitudinario acto

Lo que El Ventorrillo se llevó

Lo que El Ventorrillo se llevó

Le deseamos suerte al doctor Ángel Hidalgo en la tradicional comida en «Martintxo»: «¡Que siga la racha!» Maldita la hora. Fue ponerse El Cid con la muleta y el toro se le vino por dentro en la

ZABALA DE LA SERNA | PAMPLONA Comentar
Lo que El Ventorrillo se llevó

Lo que El Ventorrillo se llevó

Le deseamos suerte al doctor Ángel Hidalgo en la tradicional comida en «Martintxo»: «¡Que siga la racha!» Maldita la hora. Fue ponerse El Cid con la muleta y el toro se le vino por dentro en la

ZABALA DE LA SERNA | PAMPLONA Comentar
La condena de Cristo y la renuncia a la defensa

La condena de Cristo y la renuncia a la defensa

MUCHOS son los escritos publicados en torno al proceso contra Jesús. Teólogos y escrituristas, historiadores y juristas han pretendido arrojar un tenue haz de luz en la tarea, siempre inacabada, de

Federico Fernández de Buján Comentar

Jesús Neira: El nervio del Estado

Otra vez como en sueños mi corazón se empaña de haber vivido...Leopoldo Panero-«Jesús, dime"-«No soy Jesús, Javier... soy Isabel... Jesús ha sufrido un derrame cerebral esta mañana y ha ingresado en

La hondura del Cid

JUAN MANUEL DE PRADAA Manuel Jesús «El Cid», el torero de Salteras, empecé a seguirlo por recomendación de Ignacio Ruiz Quintano

Faenas que dejan huella

TOROSPlaza Monumental. Domingo 13 de julio. Entrada: bastante menos de media plaza. Seis toros; dos -1º y 2º- de hermanos Fraile Mazas y cuatro de Valdefresno.Manuel Jesús El Cid: silencio; salida al

El Cid levanta sin espada un monumento al natural

El Cid levanta sin espada un monumento al natural

Rugió la plaza como un eco atronador de tempestades. El Cid clavado en los medios con la izquierda yerta; el toro cinqueño a galope con todo su cuajo a cuestas. Y de aquella imagen épica -¡en qué

ZABALA DE LA SERNA. MADRID. Comentar

Romance de El Cid

POR ROSARIO PÉREZFOTO: IGNACIO GILMADRID. Llegó el día grande: la festividad de San Isidro. Y en honor al Santo Patrón se anuncia el primer cartel de relumbrón de la feria: Juan Bautista, El Cid y

Inauguración de la temporada

TOROSPlaza Monumental. Sábado, 19 de abril de 2008. Entrada: Muy buena. Seis toros de El Ventorrillo.Manuel Jesús El Cid: Salida al tercio; dos orejas y vuelta.David Fandila El Fandi: Aviso con salida

Jesús, rey de hombres y del universo

Jesús es el Rey. No es un rey más, pues los cristianos le llamamos el Rey del universo, es decir, de todo lo que existe, los seres corporales y los seres espirituales. Y lo es por dos motivos: en

Elogio del Cid

Elogio del Cid

I. RUIZQUINTANOLA machada cultural es lo que le vale a España el respeto en el

POR I. RUIZ QUINTANO Comentar

La profesionalidad de El Cid

TOROSPlaza Monumental. Domingo, 22 de abril. Entrada: menos de media plaza. Seis toros de la ganadería Toros de Parladé.Manuel Díaz El Cordobés: salida al tercio; oreja y vuelta. Francisco Rivera

Traición y condena: Jueves Santo

Traición y condena: Jueves Santo

JESÚS BASTANTEMADRID. Jueves Santo en Madrid. Jesús instaura la Eucaristía durante la Última Cena, se ofrece como servidor a sus discípulos lavándoles los pies, mas uno de ellos, Judas, lo traiciona

Paz verdadera

Cuando Pilatos pregunta a Jesús: «¿Eres tú el Rey de los judíos?», el Señor le

Por Jesús Higueras Comentar

FRUTO EN AGRAZ CON SORPRESA

TOROSPLAZA MONUMENTALDomingo 16 de julio. Entrada: Más de media plaza. Seis toros; cuatro de Toros de Cortes, uno -el cuarto- de El Torero y el sexto de Victoriano del Río.Manuel Jesús El Cid

Sin miedo

JESÚS HIGUERASEs muy curiosa la reacción de los familiares y amigos de Jairo, que se lamentaba de la muerte de su hija. Al oír a Jesús que la niña estaba dormida, pasan del llanto a la risa. Dice el


La temporada taurina en Barcelona

La temporada taurina en Barcelona

Una floja temporada en la que se celebraron 17 corridas de toros, 4 novilladas y 2 festejos del arte del rejoneo. Y, el 8 de mayo se celebró la novillada sin picadores con los alumnos de nuestra Escuela Taurina.


«La máxima autoridad del mundo es la de los pobres. Ellos salvarán a los ricos»JON SOBRINOJesuita. Profesor de la Universidad Centroamericana de El Salvador (UCA)

«La máxima autoridad del mundo es la de los pobres. Ellos salvarán a los ricos»JON SOBRINOJesuita. Profesor de la Universidad Centroamericana de El Salvador (UCA)

«Ellacuría dedicó su vida a bajar a los crucificados de la cruz», apunta Jon Sobrino, quien reivindica «la máxima autoridad de los que sufren» frente al poder del Primer Mundo MADRID. El jesuita vasco Jon Sobrino ha visitado recientemente nuestro país, invitado por Fe-Entreculturas, para impartir una conferencia sobre «Justicia en un mundo injusto». No quiere hablar del País Vasco, «porque me queda muy lejos. Yo vivo en El Salvador», pero acepta todas las preguntas. El teólogo de la Liberación, compañero de los asesinados Ignacio Ellacuría y monseñor Romero, continúa su misión con los más pobres, porque «allí está el rostro de Dios». -Ha venido a Madrid para hablar de un tema sugerente, la «justicia dentro de un mundo injusto». ¿Cuál ha sido su mensaje? -Mi interés es poder concienciar a la gente para que abran los ojos y se sientan afectados de vivir en un mundo como el de hoy, para que reaccionen. No me cabe duda de que el mundo anda muy mal. Hace poco leí que en los últimos diez años han muerto más niños que en todas las guerras después de la II Guerra Mundial, por enfermedades diarreicas ocasionadas por la falta de agua o la higiene. ¡Y para eso no se usa la palabra terrorismo! Hay 1.300 millones de personas que tienen menos de un euro para vivir, pero eso lo dice Casaldáliga y es la macroblasfemia de nuestra generación. Hay que concienciar que esto es profundamente malo para el planeta y que nos deshumaniza. El que no se entera de esto o es indiferente, es un ignorante. ¿Cómo se puede vivir en este mundo sin sentir vergüenza de pertenecer a él? -¿Hasta qué punto puede considerarse este mundo como civilizado? -No sé. Ellacuría hablaba de la civilización de la riqueza, y decía que no había civilizado a nadie. En este mundo de la abundancia que sólo existe para ese 20 por ciento de la población mundial, la del Norte, no se valora la familia humana. Hay infinidad de recursos que no se ponen al servicio del ser humano. En definitiva, somos especie, pero no familia humana. -¿Al mundo rico le interesa que exista el mundo pobre? -El mundo rico, en general, ni se entera de que existe un mundo pobre. A los poderosos sí les interesan los pobres, porque dan mano de obra barata, petróleo y materias primas. -¿Cómo vive la Iglesia la realidad de la pobreza? -La Iglesia es algo inmenso -somos más de mil millones-, pero en general no ha estado a la altura de los tiempos.En el mundo de hoy, quizá debiéramos haber suspendido la misas durante un mes y estar todos de rodillas en las plazas de las ciudades, cada uno rezando en su lengua y a su Dios, para parar la guerra de Irak. Hay muchas excepciones, personas entregadas al trabajo escondido, que no obedecen a ninguna autoridad eclesial, sino a Dios. Y esa vivencia les hace heroicos. Un teólogo alemán hizo famosa una expresión: «¿Quién tiene autoridad en este mundo -y por supuesto, en la Iglesia-? La máxima autoridad es de los que sufren. Entonces, ser humanos, ser creyentes, es obedecer a esa autoridad de los que sufren. -Gente como Ellacuría, como monseñor Romero, asesinados por defender a los más débiles. ¿Qué recuerdo le queda de ellos? -En El Salvador, en todo el mundo, a la Iglesia se le persigue cuando se parece a Jesús. En ese país han matado a 17 sacerdotes, entre ellos a dos obispos, y los han asesinado porque molestaban, como Jesús, a los poderosos. ¿Por qué molestaban? Porque amaban al débil. -Tuvo una especial relación con Ignacio Ellacuría... -Él era de Portugalete, convivimos juntos 15 años. Era un talento inmenso, pero le recuerdo como una persona de gran misericordia. En sus ejercicios espirituales, San Ignacio decía que cuando meditamos nuestros pecados, debemos ponernos ante un crucifijo, es decir ante la muerte, y preguntarnos qué hemos hecho. En 1981, Ellacuría dijo que había que ponerse delante de los pueblos donde muere la gente, y preguntarnos qué hemos hecho para bajarlos de la cruz. Ignacio Ellacuría dedicó su vida a bajar a los crucificados de la cruz. -¿Por qué Romero y Ellacuría no han sido beatificados? -No sólo ellos. En América Latina hay miles de Romeros y Ellacurías. Es notable que en este pontificado, en el que se han batido todos los récord de beatificaciones y canonizaciones, no se hayan producido. El caso de Romero lo veo muy claro: era un obispo con muchos enemigos, dentro y fuera de la Iglesia. En el fondo, yo creo que todos le tenemos miedo a Jesús, miedo a que Jesús se nos aparezca. Claro que hay muchos santos y beatos en los que se ve el rostro de Jesús, pero poca gente presentiza a Jesús como monseñor Romero, con casi tres años de vida pública, enfrentamiento con los poderes, lo matan... -¿Cómo ve a la Iglesia? -Creo que existe una falta de sintonía entre la Iglesia oficial y los problemas reales. Con todo, Juan Pablo II ha hablado con gran mérito contra la guerra, porque estaba solo en esto. Pero, a la vez, hay tal proliferación de Años Jubilares, de canonizaciones... La Iglesia debería alegrarse de contar entre sus filas con personas como Hélder Cámara o Romero o, entre los vivos, Casaldáliga y Samuel Ruiz. Por eso creo que una Iglesia que se parezca a Jesús es posible. El Evangelio es como una planta pequeña, pero si se riega ya crecerá. -Usted es un defensor de la Teología de la Liberación en el Tercer Mundo. Esta vía, ¿es posible en el Primer Mundo? -De este mundo, no sé hablar mucho. Sí creo que el lugar natural del Cristianismo y del seguimiento de Jesús es el mundo de los pobres. Para otros mundos, apelemos a la analogía. Todos sabemos que en Europa existen Cuartos Mundos, situaciones de marginalidad. Y si no, guardemos silencio, porque el Primer Mundo no tiene el privilegio de la pureza o de la verdad. Los pobres salvarán a los ricos. -¿Estamos preparados para cambiar esto, desde el Primer Mundo? -No sé qué pasará, pero debemos hacer ver a los demás que otro mundo es posible. En cualquier caso, hay una fuerza muy grande en el Dios de Jesucristo, y de alguna manera se va a hacer notar. -¿Cómo? ¿Sería deseable que la Iglesia se planteara sus pasos? -La Iglesia ya dio pasos espléndidos en el Vaticano II, no todos pero sí algunos. Sí espero un proceso conciliar, que nos acostumbremos a hablar entre nosotros. Hay que romper con la obviedad de un Vaticano III y penetrar en un Concilio Bombay o Calcuta I, porque eso se parece más al movimiento de Jesús. Y, sobre todo, hay que hablar de Dios. Y, cuando no sepamos ya qué hacer, reconocer la autoridad de los desfavorecidos. Y así seguiremos.

TEXTO: JESÚS BASTANTE FOTO: ÁNGEL DE ANTONIO/ Comentar