Temas

Finito de Córdoba

Málaga se tiñó de azul y rosa... y se hizo cubista

Málaga se tiñó de azul y rosa... y se hizo cubista

Una treintena de miembros de la familia Picasso ha acudido a la ciudad. La ausencia más notable, Marina Picasso, la nieta díscolaMÁLAGA. «Picasso vuelve». Banderolas con este lema (con letras de cuerpo similar al de la Junta de Andalucía, que reza bajo él) recibe a los visitantes que llegan al aeropuerto. Ya en las calles de la ciudad, más banderolas. Éstas con otro lema («Picasso nace en Málaga» -por si alguien lo ha olvidado y piensa que es catalán o francés-) y otros firmantes: el Ayuntamiento, la Casa Museo Picasso y Unicaja, patrocinadora del museo. O sea, que Picasso regresa a Málaga, después de más de un siglo de ausencia (pisó la ciudad por última vez en 1901), con muchos anfitriones, que no esconden su orgullo.Hasta treinta familiares de Picasso se congregarán estos días en la ciudad para asistir a la inaguración de este «Museo de la familia», como lo define Carmen Giménez. Maya (hija de Marie-Thérèse Walter) ha viajado a Málaga por primera vez y lo ha hecho con no poca emoción. También asistirán los hijos de Françoise Gilot (Paloma y Claude) y muchos nietos del pintor.La ausencia más destacada: Marina (hija del primogénito de Picasso, Paulo, y Emilienne Lotte), que parece la oveja negra de la familia: se ensarzó en un litigio con el resto de los Picasso por la utilización de la firma del pintor en un modelo de Citroën y publicó «Mi abuelo», un demoledor retrato del artista. No sólo no viajará a Málaga, sino que tampoco ha prestado obra. Y eso que es la heredera que tiene la mejor colección. Entre los invitados figuran muchos directores de museos de España y Europa, así como personajes famosos. Entre las anécdotas, los invitados llegarán por distintos medios de locomoción. Si los Reyes lo harán a bordo del Juan Sebastián Elcano, Thomas Krens acudirá a Málaga en moto acompañado por Jeremy Irons. El programa de actos para tan insignes invitados es de lo más completo y pintoresco: viaje a Granada, a Ronda, concierto de Enrique Morente y corrida de toros en La Malagueta (ayer mismo) con tres espadas de primera: Finito de Córdoba, Morante de la Puebla y Javier Conde.Toda la ciudad lleva engalanada varias semanas en homenaje a Picasso, pero a medianoche de ayer, cuando se cumplía el 122 aniversario de su nacimiento, Málaga estallaba en una fiesta multicolor: fuegos artificiales, pasacalles de Els Comediants por la concurridísima calle Larios (con cabezudos y personajes con trajes picassianos), conciertos de Chambao y la orquesta Girasol...Llovía (y mucho), pero nada impidió que toda Málaga se echara a las calles para felicitar en su cumpleaños al artista español más universal. La Plaza de la Merced, convertida en uno de los circos picassianos; placas en los lugares más significativos de su infancia, escaparates con motivos del artista... Picasso ha regresado, por fin, a casa, como era su deseo. Y lo ha hecho por la puerta grande, como los toreros.Picasso... y olé.