Sebastián Castella, a merced del tercer toro en la plaza de Medellín - EFE

Castella sufre fractura de clavícula y no podrá torear en Vistalegre

El francés se recupera favorablemente de su percance en Medellín y quiere reaparecer en Fallas

MADRID Actualizado:

Sebastián Castella sufrió una aparatosa cogida en la Feria de Medellín (Colombia), que derivó en la fractura de la clavícula izquierda, por lo que se verá obligado a permanecer «seis semanas inactivo» según el parte médico. El percance sobrevino después de una valiente faena al tercer toro de Las Ventas del Espíritu Santo. Con el astado agonizante, quiso adornar la muerte rozando sus muslos en la testuz, con la mala suerte de que el toro levantó los pitones y lo volteó de muy fea manera, según crónica de Efe. La afición le recompensó con una oreja, pero el matador, con lágrimas en los ojos, tuvo que pasar de inmediato a la enfermería. Posteriormente, fue trasladado al hospital Pablo Tobón Uribe, donde se recupera satisfactoriamente tras una operación de dos horas y media. «La intervención ha ido fenomenal, incluso ya ha empezado a mover el brazo», explicó a ABC su apoderado, Luis Manuel Lozano. Mañana tiene previsto abandonar el citado centro para comenzar la rehabilitación en Bogotá.

La gravedad del percance impedirá a la figura francesa cumplir su compromiso de hoy en la Santamaría, donde ocupa su puesto El Cid; cuatro paseíllos en plazas mexicanas y su primera cita de la temporada española, el 27 de febrero, en el Palacio Vistalegre. Compartía cartel en la antigua Chata con Juan Mora y Morante de la Puebla para dar cuenta de una corrida de Núñez del Cuvillo. Después de este contratiempo, se marca como objetivo reaparecer en la Feria de Fallas, donde está anunciado el 19 de marzo, festividad de San José, junto a Mora y Enrique Ponce. «Ese es su deseo —comentó su mentor—. Le apena no poder concluir su campaña americana, que estaba siendo un éxito, y descarta Vistalegre, pero ojalá si pueda estar listo para Valencia». Cada torero es una película, pero la fortaleza y espíritu de sacrificio de Castella son ilimitados y luchará al máximo para alcanzar su meta fallera.