Victorino Martín, rodeado de sus toros
Victorino Martín, rodeado de sus toros - Belén Díaz

Victorino lidiará en San Isidro el 29 de mayo, centenario del debut del Marqués de Albaserrada en Madrid

Emilio de Justo ha sido el primer torero en apuntarse a los toros de la A coronada

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Apunten una fecha: 29 de mayo. Ese día se producirá uno de los grandes acontecimientos de San Isidro: la corrida de Victorino Martín, que lidiará en miércoles coincidiendo con el centenario de la presentación del Marqués de Albaserrada en Madrid (29 de mayo de 1919).

A la expectación que siempre generan los toros de la A Coronada se suma la presencia de Emilio de Justo, la gran revelación de la temporada 2018, que arriesga con un doble gesto «torista», al pedir también la corrida de Baltasar Ibán ( d0s hierros fuera del bombo).

Este 29M, pese a ser día laborable, será desde hoy una de las fechas marcadas en rojo por la afición venteña. Un siglo ha pasado ya desde que los toros del Marqués debutaron en la capital. «Lo que ayer presencié en la plaza de toros no lo presencié nunca», comenzaba su crónica abecedaria Corrochano. «El Marqués de Albaserrada, que había logrado éxitos francos con sus toros en Sevilla, San Sebastián y otras plazas, vino a yer por primera vez a Madrid. Ganadero escrupuloso, eligió una excelente corrida; seis toros, procedentes de la ganadería de su hermano, Santa Coloma, no podían tirar el cartel de la raza, elevada por Bravío a las regiones de la fama. Y salió el primer toro y fue bravísimo...»

Bravura se espera de los victorinos, la divisa del inolvidable Paleto de Galapagar, el ganadero con más premios en la capital, que se presentó el 18 de agosto de 1968 y lidió su primera corrida isidril el 28 de mayo del 72. Y contará ya con un torero que los «entiende»: Emilio de Justo.

Se habla de El Cid en el cartel, aunque también se dice que podría matar los de Otoño en su despedida en Las Ventas.

El 29 de mayo se cumple una brava efemérides. Un siglo del Marqués de Albaserrada en Madrid. Aquella corrida impuso la ley de la casta. Y acabó con Gaona saliendo «protegido por la Policía y el guardias de Orden público, alguno con el sable desenvainado».

Y remataba Corrochano en ABC: «No sé si dar la enhorabuena al Marqués de Albaserrada. Por un lado se la doy efusivamente; por otro... ¿Sabe usted lo que significan estos puntos suspensivos? Que si da usted dos corridas así ganará el primer cartel de ganadero. Pero ¿encontrará usted toreros para sus toros? Según están las cosas, me temo que no...»