Julio Fontecha y Mena, el día de la concesión
Julio Fontecha y Mena, el día de la concesión - ABC

El Tribunal Superior de Justicia de Aragón salva la Feria del Pilar

Tauroejea organizará entre septiembre y octubre el ciclo pilarista y el resto de la temporada aplazada

ZaragozaActualizado:

El Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) ha adoptado la medida cautelar sobre el proceso judicial que ha impedido la celebración de la temporada taurina en Zaragoza, y da vía libre a la celebración de la Feria del Pilar, que será organizada por la empresa adjudicataria, la UTE Tauroejea-Circuitos Taurinos (Fontecha, Mena, Zúñiga).

La resolución del TSJA despeja las dudas sobre los festejos del Pilar, tras la sentencia del Tribunal de Contratos Públicos de Aragón que anulaba la adjudicación del coso y todo el concurso para la gestión de la Misericordia, que comenzó en enero. Tras no aceptar las medidas cuatelarísimas que solicitó la Diputación de Zaragoza al conocerse la sentencia, finalmente, la cautelar aclara el futuro inmediato de la plaza de la capital aragonesa.

En sus alegaciones, la Diputación señalaba los perjuicios que producirían a la tauromaquia la no celebración de la feria, a la propia Diputación, que no recibiría el canon de la contratación, a la ciudad, a los empresarios, a los trabajadores de la plaza y al sector de hostelería y transportes.

La empresa adjudicataria recibió con satisfacción la decisión del Tribunal, y su responsable, Julio Fontecha, señaló a ABC que ya están trabajando en los carteles del Pilar y en el resto que obligaba el pliego de condiciones. «Vamos a dar tanto los festejos del primer ciclo que no se pudieron dar por los recursos como los que conforman la Feria. Nuestra intención es programarlos entre finales de septiembre y octubre». La Feria del Pilar se compone de seis corridas de toros, una de rejones y dos novilladas, y en el primer ciclo eran dos corridas de toros y una novillada. «Nuestra postura ha sido siempre dar todos los festejos de la temporada, y esa intención va a prevalecer».

En el auto, el TSJA señala que «procede a adoptar la cautelar, añadiendo que se adopta sin entrar a valorar el fondo del asunto, pero sin desconocer que analizada la resolución impugnada y los motivos que se aducen para el recurso, no son estos en absoluto temerarios». Deja claro el Tribunal que el caso no está cerrado.