Soberbia tarde de El Juli en Málaga

El Juli estuvo soberbio ante el interesante pero nada fácil segundo, un jandilla manso pero con un fondo de casta que le hizo moverse sin parar los veinte minutos que duró la lidia. El madrileño lo

JAVIER LÓPEZ HERNANZ. MÁLAGA.
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Juli estuvo soberbio ante el interesante pero nada fácil segundo, un jandilla manso pero con un fondo de casta que le hizo moverse sin parar los veinte minutos que duró la lidia. El madrileño lo entendió a la perfección e incluso le tapó defectos. Bien colocado, con la muleta muy puesta, lo pudo a base de firmeza y mano baja para al final encandilar a los tendidos (tres cuartos de entrada) con circulares templadísimos. Pinchó antes de cobrar una estocada y cortó una oreja de ley. Al encastado quinto, de Buenavista -dos de Jandilla fueron rechazados-, le cortó otra oreja, que debieron ser dos. El público las pidió con mucha fuerza y le obligó a dar dos vueltas al ruedo, mientras que la presidenta Ana María Romero, que le robó la puerta grande -el reglamento andaluz obliga a desorejar un toro para salir a hombros en plazas de primera- recibió una sonora bronca. Antes había ejecutado una compacta faena, plena de firmeza y ligazón.

Jesulín se despidió de la Malagueta correcto y frío. En el primero templó con largura y limpieza, siempre a derechas, por donde el astado embistió mejor. Le faltó arrebatarse más. El cuarto, con clase, se lesionó en el primer tercio y llegó inválido a la muleta del torero de Ubrique, que hizo una labor de enfermero. Saludos y silencio tras aviso.

A Tejela le correspondió un remiendo de Buenavista noble y repetidor, que acabó rajado. Estuvo dispuesto y firmó muletazos sueltos enjundiosos, pero faltó continuidad. Dio la vuelta al ruedo. Con el potable sexto anduvo tesonero. Saludos.

Por otra parte, Julio Aparicio sustituye hoy en Málaga a Cayetano, quien por recomendación médica ha pospuesto su reaparición.