El pitón del toro penetra en la zona perineal de Serranito
El pitón del toro penetra en la zona perineal de Serranito - Efe

Serranito, de la grave cornada a la ilusión por ser padre

La esposa del diestro herido en Huesca espera su primer hijo en los próximos días

HuescaActualizado:

El diestro Paul Abadía «Serranito» se recupera de la grave cornada que le infirió un toro de Adolfo Martín el pasado sábado en la plaza de toros de Huesca. En el hospital San Jorge de la capital oscense pasó la noche «sin dolor y sin fiebre», según el doctor Enrique Crespo que le intervino en la enfermería del coso, y con la preocupación lógica por su esposa, que se encuentra en avanzado estado de gestación.

La noticia de la cogida le llegó cuando paseaba por Huesca para quitarse los nervios de la tarde de la reaparición de se marido, que ha estado apartado de los ruedos varios años. Apenas le faltan 20 días para la fecha prevista del alumbramiento, aunque el susto no le hizo cambiar el semblante. A los pocos minutos estaba en la puerta de la enfermería y pudo entrar para dar ánimos al torero, cogido por el segundo toro de la tarde y que, pese a la opinión contraria de los médicos, decidió salir a matar al segundo de su lote y dejar para después de la corrida la intervención quirúrgica.

El equipo del Enrique Crespo ya imaginaba que la cornada era grave, como vino a confirmar el parte que hablaba de una herida en zona perineal izquierda con un orificio de entrada de 6 centímetros de diámetro y dos trayectorias. Una hacia delante de 20 centímetros que arranca la red colateral venosa y diseca la pared del recto; y otra posterior de 10 centímetros que llega al isquión.

Por la mañana se le ha realizado la primera cura que ha confirmado la buena evolución.

El torero seguía animado por el triunfo alcanzado en la plaza, que espera que le abra las puertas a nuevos contratos, y por el próximo acontecimiento familiar.