La parada de bueyes del Uno, en su finca alcarreña - Fotos y vídeo: Lowe Marketing

San Fermín 2019«Ronaldo» y «Messi» corren por primera vez juntos los encierros de los Sanfermines

La parada de bueyes del Uno repite en las calles de Pamplona tras el éxito del pasado año con «el equipo más completo»

Sanfermines 2019: programa de fiestas, al completo

MadridActualizado:

¿Se imaginan a Ronaldo y Messi compartiendo equipo? Lo nunca visto será posible en los encierros de San Fermín 2019: los dos cabestros estrella de la parada de bueyes del Uno, bautizados con tales nombres, correrán juntos por las calles de Pamplona. Si el año pasado todas las miradas apuntaban al debut de «Ronaldo» («Preciso» en su partida de nacimiento), un valor seguro herrado con el número 4, capirote y berrendo en colorado, esta temporada ha llegado ya a la capital navarra «Messi», un cabestro de bella estampa, con sus botines chocolate, que se ha convertido en el dios de los bueyes. «Ambos son muy seguros y cogerán rápidamente la cabeza de la manada», señala el ganadero, José María López.

A la reata futbolística se suman a la galáctica plantilla «Cariñoso», «Chino», «Corredor», «Distraído»,«Elegante», «Generoso», «Hortelano», «Lancero», «Lolo», «Perezoso», «Pistolero», «Tabernero» y «Sevillano». Este último, junto a «Corredor», es el más rebelde de los hermanos del Uno: «Ambos tienen un carácter algo más revoltoso», cuenta el ganadero. Entre álamos, chopos y amapolas, en la dulce tierra de los panales y las colmenas, los cabestros se crían como sultanes en su imperio del «El Maquilón», una finca alcarrereña situada a orillas del Tajo. «Comen incansablemente», señala su criador. Pienso, paja y forraje componen la dieta de unos animales cuyos pesos oscilan entre los 600 y los 700 kilos, aunque los hay hasta de una tonelada. «Zampan más que los bravos», apunta López con el sonido de los cencerros al fondo.

«Messi»
«Messi» - Lowe Marketing

Por segundo año consecutivo, la Casa de Misericordia de Pamplona y los Martínez Uranga han confiado la gran joya de su Fiesta -los toros bravos que correrán por las calles para ser lidiados luego por la tarde-, en esta vacada de Guadalajara. Un «completo equipo» de quince mansos, además de otros cinco que actuarán como «bueyes escoba». «Agradezco la confianza que han depositado en nuestra ganadería», subraya el ganadero.

«Ronaldo»
«Ronaldo» - Lowe Marketing

Su objetivo: «Velar por la seguridad de los corredores y los toros en los encierros matinales. No hay que olvidar que, por la tarde, matadores y cuadrillas se juegan la vida delante de seis toros bravos y nuestro fin es que esos animales lleguen en el mejor estado posible hasta chiqueros». Respecto a aquellos que dicen que bueyes en tan buena forma -además del entrenamiento de los bravos en los correderos- restan emoción al encierro, recalca: «El deseo de los profesionales es que la manada vaya agrupada y no haya percances. El año pasado tuvimos mucha suerte y nuestra gran satisfacción fue que solo hubiese dos heridos por cornada. Pero esto no es una ciencia exacta, no olvidemos que estos animales son impresivibles».

La ganadería del Uno pasta en tierras alcarreñas
La ganadería del Uno pasta en tierras alcarreñas

José María López, matador de toros, es también ganadero de lidia. ¿Cómo se le ocurrió entonces criar bueyes? «Siempre he admirado el gran nivel de Florito en Madrid y ojalá pudiese alcanzar en las calles la gran doma de este sabio mayoral en la plaza de toros». Para ello, trabaja y trabaja desde que despunta el alba para que sus cabestros rindan al máximo, como se recoge en las fotos y el vídeo de Lowe Marketing: «Son bueyes con un trabajo muy contrastado, se les va entrenando desde pequeños, enseñándoles sobre todo a pasar puertas».

Los quince bueyes (además del quintento escoba), con «Ronaldo» y «Messi» como principales figuras, ya están en los Corrales del Gas a la espera del primer chupinazo del domingo 7 de julio. Al grito de «¡Viva San Fermín!» también saltarán a las calles de Pamplona los otros protagonistas del encierro: los cabestros del Uno.