Pablo Hermoso de Mendoza, el caballero de Estella, en una tarde de toros en Pamplona
Pablo Hermoso de Mendoza, el caballero de Estella, en una tarde de toros en Pamplona - Efe

La plaza de toros de Estella se convierte en un «pipican»

El Ayuntamiento argumenta que el coso está cerrado 350 días al año

Pamplona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El alcalde de la localidad navarra de Estella, Koldo Leoz (Bildu), ha decidido llevar a la práctica el dicho que «lo mismo vale para un roto que para un descosido» y ha decidido convertir la plaza de toros en un «pipican» cuando no se celebren corridas de toros.

De esta forma, los estelleses se pueden encontrar un día al rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza triunfando con un toro en su ciudad natal y, al día siguiente, una docena de perros correteando por esa misma arena en busca del lugar más adecuado para depositar sus necesidades fisiológicas.

El alcalde de Estella, Koldo Leoz, argumentó que «se trata de un edificio público que está inutilizado unos 350 días al año y, de esta forma, se va a dar respuesta a una petición muy demandada». Concretamente alega las «más de 1.000 firmas» recogidas en el Ayuntamiento. Claro que estas mil firmas solicitaban más zonas de esparcimiento canino, no que éste estuviera precisamente en la plaza de toros.

De hecho, los días que no se celebren en el coso estellés festejos taurinos, el recinto cambiará de nombre, de «Plaza de toros / zezen plaza» a «Plaza de todos / zuzen plaza» en una traducción muy libre del euskera. Estará abierta de 9:30 de la mañana a 22:30 de la noche y será la Policía Municipal de la localidad la encargada de comprobar que se cumplen el nuevo uso para el que se ha destinado la plaza de toros, así como de su apertura y cierra. Ya puestos a aprovechar el coso taurino, además de hacer pipí, los perros de Estella podrán recibir clases de educación canina.