Perera es operado por tercera vez y Pedro Marín abandona la UCI

ABC| MADRID
Actualizado:

Miguel Ángel Perera tuvo que ser intervenido ayer de nuevo en la clínica Virgen del Mar de Madrid al sufrir un empeoramiento por la cornada, entre la safena y la femoral, del pasado 3 de octubre en su encerrona en Las Ventas. Aunque los médicos tenían previsto darle el alta, por la noche sufrió vómitos y le subió la fiebre, motivo por el que decidieron meterlo en quirófano para localizar el foco de infección. «El doctor Reparaz Asensio calificó de positivo no encontrar bolsa de pus al abrir; lo que sí presenta es un hematoma, causa del dolor. También han tomado un cultivo para analizar el porqué de la fiebre», explicó la jefa de prensa del torero, Ana Perals. Hoy le realizarán otra analítica.

Quien sí ha experimentado una evolución positiva es el novillero Pedro Marín, herido muy grave anteayer en Valencia. El joven albaceteño abandonó la UCI del hospital General de Valencia y fue trasladado a planta. Según informó a Efe el cirujano de la plaza, Cristóbal Zaragozá, Marín pasó la noche sin fiebre y no necesitó una transfusión de sangre, pese a la gran hemorragia que sufrió. El doctor Zaragozá aseguró que esta cornada en el triángulo de Scarpa con sección de la safena y la femoral, y de 35 centímetros de profundidad, es «la peor cogida en la plaza de toros de Valencia en los últimos cuarenta años». Los médicos no han precisado el tiempo que Marín necesitará para recuperarse, aunque han descartado que pueda estar presente en su próximo compromiso del 19 de octubre en Madrid.

Cayetano Rivera Ordóñez también evoluciona satisfactoriamente de la grave lesión hepática que sufrió el 3 de septiembre en Palencia y que le obligó a cortar la temporada. Ayer acudió a una revisión a la clínica madrileña de La Paloma, donde el doctor Carreño le dio buenas noticias: «La evolución es muy lenta, pero positiva. Le permiten hacer un régimen un poco menos estricto», manifestó su apoderado, Curro Vázquez. José María Manzanares, que también tuvo que dar por concluida su temporada después de sufrir mareos en la Feria de Murcia, continúa haciéndose pruebas y su evolución es favorable. El novillero Alejandro Esplá se recupera en Alicante de la cornada en la pierna derecha que sufrió en la Feria de Arnedo y que supuso su bautizo de sangre.