Morenito de Aranda, en el momento del percance
Morenito de Aranda, en el momento del percance - Paloma Aguilar

Oreja al buen oficio de Juan Bautista en San Isidro

Morenito pierde un trofeo con el acero y sufre una fea voltereta; Mas oye tres avisos

MADRIDActualizado:

La corrida ha comenzado con un retraso de media hora, para arreglar el ruedo, después de las fuertes lluvias. Los espadas tienen un gesto al tirar para delante, con un ruedo en regulares condiciones. Siempre he sido partidario de una cubierta móvil para Las Ventas, por mucho que disguste a algunos puristas. En el siglo XXI, que un espectáculo de tanto riesgo, que mueve a tanta gente y tanto dinero, dependa del viejo «sol y moscas» no tiene sentido. El lamentable fallo, cuando se intentó, va a retrasar una solución que –estoy seguro– acabará por imponerse y todos se preguntarán cómo no se hizo antes.

En la corrida goyesca del 2 de mayo del 2015, la ganadería de Montealto lidió una de las mejores corridas del año, propiciando el triunfo de Morenito de Aranda y López Simón. Un año después, en San Isidro, torean esta corrida Juan Bautista, el mismo Morenito de Aranda y José Manuel Mas. ¿Por qué no matan estos toros las figuras? Los de esta tarde, muy serios, han tenido movilidad, un fondo de nobleza y ciertas dificultades; el primero, muy aplaudido.

Son bien conocidas la calidad y el oficio del francés Juan Bautista pero también cierta frialdad. El primero, serio, empuja bien en el caballo y embiste con nobleza. Bautista, que se ha lucido con el capote, traza muletazos clásicos pero la gran calidad del toro pedía ligar más, con mayor emoción. Mata bien, en la suerte de recibir, y eso es decisivo para lograr la primera oreja a pie de la Feria. El cuarto rebasa ya los 600 kilos (como los dos últimos) pero no está gordo; tampoco se entrega. Juan Bautista lo lidia con aseo y le busca las vueltas pero no hace el esfuerzo para buscar la segunda oreja.

Morenito de Aranda, en vaqueros tras el percance
Morenito de Aranda, en vaqueros tras el percance - Efe

Morenito recibe a portagayola al segundo, un bonito colorado chorreado, que sale suelto pero se mueve mucho; muy decidido, luce su buen gusto en muletazos estéticos. Al natural, sufre una fuerte voltereta pero no se amilana, con un toro que acaba rajado. Pierde el trofeo porque el toro tarda en caer y suenan dos avisos. Pasa a la enfermería. Con un pantalón vaquero, lidia al quinto, que derriba al picador con gran peligro, echa la cara arriba, en banderillas, y se queda corto. Morenito muestra mucha entrega y el público lo valora aunque el toro no le deja redondear faena. Falla con la espada pero le hacen saludar. Con sus condiciones y esa disposición, llegarán los éxitos.

No volvía a esta Plaza José Manuel Mas desde hace cinco años. Ha toreado poco pero se le ve fácil y dispuesto con el tercero, otro toro que saca nobleza pero flaquea y dura poco. Falla con el descabello. El sexto espera con peligro y arrea, en banderillas. Brinda al público esta dudosa oportunidad, corre bien la mano, no le duda, solventa dignamente la papeleta pero acusa su inexperiencia al matar y escucha los tres avisos.

Postdata. Con el mes de mayo, llegan las lluvias, la Feria del Libro, los exámenes, San Isidro... y el artículo antitaurino de Manuel Vicent: un rito primaveral más. Los ritos se repiten, por definición. En los toros, Vicent repite lo que ya decía, hace un siglo, Eugenio Noel: no ve más que sangre, barro, cochambre y excrementos. Lo siento por él: otros son capaces de advertir belleza, gallardía, heroísmo y emoción. En arte, como escribió Matteo Marangoni, hay que «saber ver»; si no, nunca podrás disfrutar ni valorar nada. Pero, este año, Vicent ha introducido una novedad: le han contado que, en el «verano sangriento», en Pamplona, Hemingway le dio de beber coca-cola a una de las mulillas. Después de semejante crimen, alega, ¿cómo es posible que hayan seguido celebrándose festejos taurinos, cincuenta años más? Ante un argumento tan «lógico», tan «concluyente», el defensor de la Fiesta no tiene más remedio que callarse.

MADRIDActualizado:Actualizar

Sexto toro

Último toro de la tarde, número 43, Farruco I. Reservón, no se lo pone fácil a José Manuel Mas. Exige mucho y no es fácil estar delante. El torero lo intenta con dignidad con un toro complicado, pero acusa su inexperiencia a la hora de matar. Se le atasca la espada. Suenan los tres avisos. Nueve pinchazos, media y cuatro descabellos. Tres avisos. Palmas de despedida.

Sexto toro
Sexto toro

Quinto toro

Quinto toro, un Novillero de 629 kilos. A ver si se cumple el dicho de no hay quinto malo... Morenito ha salido de la enfermería dispuesto a lidiar el grandón toro. Se ha puesto un pantalón vaquero. Se muestra decidido desde el saludo. El montealto derriba al picador Héctor Piña y le pone los pitones en la cara, aunque no lo hiere por suerte. El toro es muy deslucido, sin clase y frenado. El torero de Aranda está muy por encima, con mucha entrega. Pinchazo, media atravesada y descabello. Saludos tras dar muy buena imagen toda la tarde.

Cuarto toro

Seiscientos veintidós kilos pesa el castaño cuarto, recibido con una ovación. No se entrega el toro. Juan Bautista, con media Puerta Grande abierta, está aseado. Dos pinchazos y estocada perpendicular. Silencio.

Cuarto toro
Cuarto toro

Enfermería

Morenito de Aranda ha pasado finalmente a la enfermería, pues se duele mucho de la cadera.

Tercer toro

El tercer toro, Lirio II, ya está en la arena. Es noble, pero flaquea y dura menos. José Manuel Mas -el año pasado solo hizo un paseíllo-, está suelto y dispuesto pero sin alcanzar el lucimiento. Estocada y tres descabellos. Palmas.

Segundo toro

¡A por todas Morenito! Se marcha a portagayola. El vestido, totalmente embarrado. Ya erguido, imprime mucho gusto en los lances a un toro que sale suelto y mansea. Se centra en la derecha en los inicios y traza tandas con torería y belleza. Muy centrado el torero, con entrega. Cuando cambia a la zurda, el toro prende de manera horrible a Morenito, le destroza la taleguilla derecha de arriba abajo. Semidesnudo se queda el matador, con las heridas de guerra al descubierto. Lo aúpa y cuando cae a la arena le pega una soberana paliza. Si no lleva cornada, es un milagro. Continúa delante del toro, visiblemente mermado y cojeando. Estocada atravesada y estocada. Dos avisos. Saludos tras petición insuficiente. El acero le ha privado de la oreja.

Faena de Bautista

Seguimos en Madrid. El primer toro ha apuntado mucha calidad. Juan Bautista toma la muleta y dibuja muletazos sueltos con clasicismo y gusto, aunque la calidad del toro quizá pedía mayor vibración. Cierra con muletazos a pies juntos. Buena estocada recibiendo. Oreja, la primera de un matador en San Isidro. Ovación para Venturoso II.

Cogida en Francia

Mientras empieza la tercera de San Isidro, llegan noticias duras desde Francia. En Alés, el matador Alberlo Lamelas ha sufrido uan cornada en la pierna derecha.

Primer toro

Ya está en el ruedo el primer toro, Venturoso II, número 38, hondo y cuajado, al que Bautista saluda muy torero a la verónica.

Primer toro
Primer toro

Paseíllo

Con una media entrada, hacen el paseíllo Juan Bautista, de vainilla y oro; Morenito de Aranda, de salmón y oro, y José Manuel Mas, de lila y oro.

¡Comienzo!

A las siete y media en punto, se abre el portón de cuadrillas.

Decisión

Los toreros dicen que quieren torear. Se va a retrasar el espectáculo entre cierta división de opiniones.

Morenito

«Son tardes que uno tiene mucha ilusión. No hay que ser osado, el piso está malo, y depende de los compañeros y las cuadrillas»

Empresa

«El ruedo no está en buenas condiciones. Hemos acordado demorar un poquito el espetáculo, lo volverán a pisar. Ayer estaba el ruedo muy movido y mojado, ha llovido a mares hasta las cinco. Se han quitado cinco o diez caminos de barros. Está blando», dice el empresario. También se refiere a la rechazada corrida de Margé: "Ha sido una decepcón para todos, la corrida ha perdido muchísimo, no era propia de San Isidro".

Reacciones

«Como no han cubierto el ruedo, está imposible. Está muy mal. Vamos a ver si se puede arreglar», dice el director de lidia a los micrófonos del Canal Plus.

Retraso

La corrida se va a retrasar quince minutos. Van a intentar arreglar el piso, que no ha tenido la lona puesta dado que tras el final de la corrida de ayer llovía y optaron por dejar la arena al descubierto para que se oreara. Pero toda la noche ha llovido y el ruedo está totalmente embarrado. Los operarios tienen mucho trabajo por delante...

Terna

Los toreros, Juan Bautista, Morenito de Aranda y José Manuel Mas, acaban de inspeccionar el ruedo. En el estado actual dicen que es imposible torear.

Ver más

MADRIDActualizado:

Seis toros de Montealto, de origen Domecq, han sido sorteados esta mañana bajo la lluvia, que no deja de caer durante todo este domingo en Madrid. Pendientes de la lluvia se encuentran profesionales y aficionados para esta tercera corrida de San Isidro. Juan Bautista, Morenito de Aranda y José Manuel Mas se anuncian en el cartel. El encierro tiene un peso medio de 594 kilos y los sobreros llevan los hierros de Hermanos Sánchez de León y Sobral.

Este es el orden de lidia de los montealtos:

1. Venturoso II, número 38, negro, de 560 kilos.

2. Capirote, número 56, colorado chorreado, de 595 kilos.

3. Lirio II, número 74, negro entrepelado, de 540 kilos.

4. Caracol, número 42, castaño, de 622 kilos.

5. Novillero, número 65, negro, de 629 kilos.

6. Farruco I, número 43, castaño listón, de 617 kilos.

Los sobreros son:

1. Vivaracho, número 56, de Hermanos Sánchez León.

2. Dorado, número 4, de Sobral.