Nace «Got», el primer toro bravo clonado en España

Actualizado:

Se llama «Got» y ha pesado 25 kilos. Está «sanísimo, precioso», según los científicos que le han ayudado a venir al mundo en una finca de la provincia de Palencia próxima a la localidad de Frómista. Su nacimiento durante la madrugada de ayer ha causado una gran expectación, ya que se trata del primer toro bravo que nace de una clonación.

El padre de la criatura es «Vasito», uno de los mejores sementales de la ganadería de Alfonso Guardiola en Cádiz, propietario del hierro de María Luisa Domínguez Pérez de Vargas (encaste Pedrajas), y su madre una vaca frisona palentina de Melgar de Yuso. No va a ser el único toro bravo clonado. Hoy, si no hay problemas, se espera que otra vaca para un segundo animal exactamente igual, otro clon hermano por parte de padre, al que bautizarán «Glass». El logro, además de implicaciones científicas, puede reabrir un debate en el mundo del toreo. En el esfuerzo por conseguir cada vez mejores animales, ¿se llenarán los ruedos de toros clonados? ¿Qué le parecerá a un matador torear una réplica igual en la arena? Estas preguntas ya se plantearon con «Alcalde», el toro de Victoriano del Río que intenta clonar una empresa estadounidense.

El nacimiento de «Got» es fruto de tres años de trabajo de este equipo investigador valenciano, liderado por el doctor Vicente Torrent, con la ayuda de Rita Cervera, especialista en transferencia nuclear, y el científico serbio Miodrag Stojkovic. «Nuestro objetivo es poner a punto una técnica para clonar cualquier mamífero en peligro de extinción, para evitar que un animal valioso se pierda para siempre», explica Torrent.

Para realizar la clonación, los investigadores tomaron un trozo de piel de «Vasito», medio centímetro cuadrado, de donde extrajeron una única célula. El núcleo de esa célula fue insertado en un óvulo de una vaca de matadero. Cuando ya se transformó en embrión, se implantó una en una madre de alquiler, la vaca frisona palentina. «Se escogió un animal de esta raza como madre por su tamaño; es más grande y da menos problemas en el parto», explica Torrent.

Parto natural

Después de nueve meses y quince días nació la madrugada del martes por parto natural «Got», llamado así en honor a su padre -su nombre significa «vaso» en valenciano-. El animal es «espectacular, sano y negro como una mina de carbón». Una «perfecta fotocopia» de su padre, ya muerto. Torrent espera que viva quince o veinte años, como cualquier otro toro bravo. Pero, ¿afectará a su salud su particular condición?¿Tendrá artritis como la oveja Dolly? «El riesgo de enfermedad es el mismo que el de cualquier otro ejemplar. Si un ser clonado está enfermo, es porque el animal del que se clonó también lo estaba», asegura.

La obtención de toros clonados podrá tener importantes implicaciones en el toreo. «Desde luego -dice el investigador-, sería muy interesante ver cómo seis toreros diferentes torean seis toros iguales», una idea que puede ser muy polémica en un mundo tan auténtico como el de la lidia. Eso sí, daría la oportunidad de tener «repetido» al mejor, más encastado y noble de los astados hasta el infinito.