La sangre cae por el rostro de Paco Ureña, con el ojo amoratado y cerrado
La sangre cae por el rostro de Paco Ureña, con el ojo amoratado y cerrado - María Vázquez

Última horaLos médicos temen que Paco Ureña pierda la visión del ojo izquierdo tras la grave cornada

La operación, que dura ya cuatro horas, se alargará hasta la madrugada

AlbaceteActualizado:

Más de cuatro horas lleva el torero Paco Ureña en el quirófano del Hospital General de Albacete, donde el equipo de oftalmología del citado centro trata de salvarle el globo ocular izquierdo, gravemente afectado por una cornada sufrida por el cuarto toro de la corrida de este viernes en Albacete.

Así lo ha confirmado a Efe uno de los doctores de la plaza de toros albaceteña, Jesús Cuesta, quien asegura que el percance es "muy grave" y que, incluso, puede costarle la pérdida de la visión del ojo afectado.

"Entró en la enfermería con un gran hematoma y una fuerte hemorragia en el interior del ojo. La pinta era muy mala, de ahí la decisión de derivarle a toda prisa al hospital, porque el tiempo jugaba en su contra y había que operarle cuanto antes porque los daños podían ser irreversibles", apunta también el galeno.

El entorno del torero de Lorca aguarda a las puertas del quirófano, impacientes por conocer el verdadero alcance de la lesión que pueda padecer Ureña, aunque lo importante ahora es "intentar estar lo más tranquilos posibles, tratar de no ser alarmistas y esperar que Dios y la ciencia obren el milagro que todos esperamos", señalan a Efe fuentes allegadas al diestro, de 35 años.

La intervención se prevé que acabe muy entrada la madrugada, momento en el que los doctores darán a la familia la valoración exacta sobre el estado de Ureña, que, por otro lado, está fuera de peligro, parece ser que no hay ningún daño cerebral ni nada que haga temer por su vida.

El percance sobrevino en el saludo capotero al cuarto toro de la corrida de ayer en Albacete, de la ganadería de Alcurrucén, el cual le propinó un certero cabezazo a la altura del pómulo izquierdo, aunque, según algunas fotografías que circulan por las redes y medios digitales, se puede apreciar cómo el pitón entra por debajo el ojo.

Rápidamente el torero se lanzó al callejón, done fue examinado en un primer momento por los médicos de la plaza y, aunque el consejo fue que marchara directo a la enfermería, Ureña, con el ojo muy inflamado, cerrado por completo y visiblemente amoratado decidió volver al ruedo para dar cuenta del animal, al que cuajó una faena muy emocionante por el pundonor y la vergüenza torera que demostró.

Al finalizar la lidia fue cuando pasó por su propio pie a la enfermería entre una gran ovación del respetable. Allí fue examinado por el equipo médico del doctor Pascual González Masegosa, que emitió el siguiente parte médico:

"Al finalizar la lidia del cuarto toro es atendido en la enfermería Paco Ureña por un traumatismo periocular izquierdo por asta de toro. Presenta importante hematoma que impide la apertura del ojo. Se administra 80 mg de Urbason. Pronóstico reservado. Pendiente de valoración oftalmológica para lo que se envía al Hospital General de Albacete".