«A Madrid sólo le digo que sé a lo que voy» Miguel Ángel Perera _ Matador de toros
Miguel Ángel Perera, con la mente (y la vista) puesta en su cita del próximo viernes en Las Ventas

«A Madrid sólo le digo que sé a lo que voy» Miguel Ángel Perera _ Matador de toros

Actualizado:

POR ZABALA DE LA SERNA

FOTO: IGNACIO GIL

MADRID. Miguel Ángel Perera, el Rafa Nadal del toreo, se encierra el próximo viernes 3 de octubre con seis toros en Madrid después de una temporada arrolladora, apabullante, redonda, rotunda y todos los calificativos que acompañan a sus faenas desde hace más de un año encadenado a la gloria.

-¿Cuáles son sus sensaciones ahora que la fecha se viene encima?

-Responsabilidad por un lado. Ilusión por otro. Consciente del compromiso siempre. Y la incertidumbre lógica.

-¿Qué le motivó a dar este paso? ¿Poner la guinda a una campaña absoluta, dar el salto definitivo a la categoría de figura?

-Precisamente pensando en eso, en subir el escalón y rubricar la temporada con una apuesta de las que siempre han hecho las figuras del toreo. De lo que se trata es de marcar la diferencia y cerrar a lo grande. Y este tipo de cosas hay que hacerlas en momentos en los que sería más fácil volver la cara o esconder el bulto o asumir el relativo compromiso de un cartel en terna. No es mi caso. Yo acepto el compromiso con todas sus consecuencias.

-Por eso es gesto, porque usted asume el reto sin necesitarlo.

-También depende de dónde uno se ponga la meta y sus objetivos. Si hubiera terminado con una comparecencia normal y al día siguiente en Zafra entre mi gente, también habría sido un buen broche tal y como ha transcurrido todo. Pero mis aspiraciones se encuentran mucho más lejos. Quiero más. Y eso me crea la necesidad de apostar por este tipo de compromisos.

-¿Se ha planteado la tarde de alguna manera? Seis toros exigen una variedad de recursos, un repertorio de quites...

-He pensado lo mismo que toda la temporada: ir con la mente despejada y clara, no salir atenazado ni con ideas preconcebidas, que fluya de mí el sentimiento y la improvisación. Esperemos que los toros colaboren para poder estar variado y darle a cada uno la lidia que vaya pidiendo, que además del riesgo y la emoción aquello no sea rutinario.

-¿Y de variedad con el capote cómo anda Perera?

-Precisamente con el capote ha sido con lo que más he mejorado en los últimos años, y he demostrado que no me dedico sólo a parar los toros de salida, sino que participo en quites, con el capote a la espalda, en chicuelinas, tafalleras...

-Hay un arma que no le está fallando, aparte del poder de su muleta, la espada.

-Este año los toros que he cuajado los he matado.

-¡Y con seis toros es fundamental!

-Sí. Hay que matar la corrida pronto y por arriba.

-¿Ha repasado en vídeo fechas transcendentales de las grandes figuras en solitario?

-Sinceramente, no. Tengo en la memoria la de El Juli en la Corrida de la Prensa, la tarde que dio y la lidia que llevó. Es un ejemplo.

-¿Las tres ganaderías reseñadas (Puerto de San Lorenzo, Valdefresno y Núñez del Cuvillo) son sus preferidas?

-Las tres han echado toros importantes y son muy fiables para Madrid. Y de mi apetencia, claro.

-Se va a meter doce toros entre pecho y espalda en 48 horas, porque al día siguiente mata otros seis en Zafra, donde ha abierto más el abanico.

-Espero que sea el remate. He tirado por ganaderías extremeñas como Zalduendo, Jandilla Victorino, y otras como Fuente Ymbro, Cuvillo y Pereda.

-¿Se ha hecho un vestido especial para la cita con Las Ventas?

-Especial no, nuevo sí.

-¿Puede revelarnos el color?

-Carmesí y oro.

-¿Quiere decirle algo a la afición de Madrid?

-Nada. Que sé a lo que voy.

-¿Qué le falta para que le vean como figura?

-El viernes.