Lecturas de un escándalo

El escándalo de Roquetas ofrece diferentes lecturas. La legal y la real. Y la torpemente humana: el apoderado exclusivista Sánchez Benito metió a Morante en medio de dos toreros, Ruiz Manuel y

ZABALA DE LA SERNA
Actualizado:

El escándalo de Roquetas ofrece diferentes lecturas. La legal y la real. Y la torpemente humana: el apoderado exclusivista Sánchez Benito metió a Morante en medio de dos toreros, Ruiz Manuel y Salvador Vega, respetables pero que no llevan ni a la familia. O sea que el genial artista de La Puebla del Río asumía de una manera no contractual tirar de la taquilla. Hay leyes no escritas en esto del toreo. Como hacerle una «gracieta» a la empresa si el personal no ha respondido. También, por supuesto, está la parte escrita, la que corresponde cumplir al empresario Fermín Vioque, subvencionado por el Ayuntamiento almeriense.

La escandalera no beneficia a nadie. Y menos que a nadie, a un Morante de la Puebla que se volvió al hotel vestido de luces apagadas. España entera se ha enterado por el eco de la «espantá» que su capacidad de arrastre se queda en ¿1.000 personas? Y, lo que es peor, la España empresarial, que no veas cómo toma nota sobre las notas ya tomadas: José Antonio Morante dejó colgadas dos temporadas alternas con todas las ferias cerradas.

El planteamiento de Morante en 2008 se inspiró en la temporada de José Tomás en 2007. Pero Morante no es José Tomás, y sus 25 tardes a 20 kilos de antiguas pesetas se quedaron en agua de borrajas en Sevilla, donde la (re)bajada al cuarto de la sangre de Canorea corrió como la pólvora entre bastidores de la patronal.

Este triste episodio también debería valer, por encima de aspectos polémicos, para cortar radicalmente los abusos empresariales y dignificar el papel de los toreros. Pero si es cierto que Morante había cerrado ¡en Roquetas! su contratación en 138.000 euros (sic), y Vioque había aceptado y firmado (otro sic), definitivamente las cabezas están para Tarifa.

Nota, o enésima lectura: un sistema donde las figuras del toreo se anuncian en Roquetas, Atarfe, Villaluenga, Pozuelo, Candeleda, plazas de cemento de hoy sobre talanqueras y portátiles de ayer, gaches de siempre, no funciona. O está pervertido y sin categoría alguna.