Kiko Rivera, con Cayetano, en un homenaje a Paquirri en Las Ventas
Kiko Rivera, con Cayetano, en un homenaje a Paquirri en Las Ventas - De San Bernardo

Kiko Rivera se enteró por televisión de la cornada mortal a su padre, Paquirri

«Me siento orgulloso de los cojones que tenía mi padre», confesó en Gran Hermano Dúo

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Era solo un bebé cuando su padre entregó su vida en la arena. Apenas tres meses tenía Francisco Rivera Pantoja, conocido como Kiko Rivera. Heredó un nombre y un apellido de raza, los mismos con los que acaba de confesar emocionado cómo descubrió la muerte heroica de su padre: por televisión, en uno de los aniversarios de la cornada mortal a Paquirri. «Hoy en día me siento orgulloso de los cojones que tenía mi padre», dijo Kiko Rivera anoche en Telecinco, en uno de los directos del programa Gran Hermano Dúo.

El menor de los Rivera se desnudó ante las cámaras, hablando con sinceridad de los aspectos más duros de su vida. Aunque reconoció que su madre, Isabel Pantoja, a la que adora, ha ejercido de padre y madre con mucho amor, explicó cómo en la niñez, en el cole, comenzó a darse cuenta de esa ausencia de la figura paterna.

Isabel Pantoja nunca le ocultó la profesión de su progenitor, pero no habían hablado de su muerte, hasta que un día, barbilampiño Kiko, vio las imágenes en televisión, imágenes que han dado la vuelta al mundo, muy duras pero en las que se demuestra la entereza de un torero de pies a cabeza, un auténtico héroe.

Hace una década, Kiko Rivera participó junto a su hermano Cayetano en un homenaje a su padre en Las Ventas. La sala Antoñete acogió la exposición fotográfica «Paquirri, siempre en la memoria». Allí se recordaba la personalidad de Paquirri como torero y como hombre, dando un testimonio visual de sus grandes momentos profesionales y de algunos pasajes de su intimidad familiar. Allí, Kiko Rivera Pantoja se refirió así a su padre: «Yo era muy pequeñito y mis recuerdos visuales son a través de las fotografías o de los vídeos». Se emocionaba entonces Kiko al ver una foto de su madre, que por entonces se encontraba grabando un disco en México, y contó que cada año dejaba flores en la tumba de Paquirri. También se refirió a las imágenes del percance: «Son muy duras, pero forman parte de la Historia». La historia de un superhombre que engrandeció la Fiesta de los toros.