Juanito, en una placita de tientas
Juanito, en una placita de tientas - Efe

Juanito: la aventura del niño que abandonó su país para ser torero en España

Con trece años dejó Portugal y hoy regresa para debutar en Campo Pequeño

Efe
LisboaActualizado:

João Silva «Juanito», torero portugués de 20 años, se ha convertido en un referente para los jóvenes becerristas, ya que dejó su país natal y emigró a Badajoz con 13 años para formarse como torero. Tras tomar la alternativa hace dos meses, mañana se presenta como matador en el coso de Lisboa.

En declaraciones a Efe, Juanito recuerda que con 13 años, apoyado por su familia, dejó su pueblo natal, Monforte (Portugal), y se fue a vivir solo a la ciudad española de Badajoz para enrolarse en la escuela taurina de la capital pacense.

«Me fui solo, sin nadie de mi familia, y compartí piso con otros alumnos de la escuela»

«Me fui solo, sin nadie de mi familia, y compartí piso con otros alumnos de la escuela», asegura el matador, que a finales del pasado mes de junio tomó la alternativa en Badajoz con Antonio Ferrera de padrino y Cayetano de testigo.

Este viernes compartirá cartel en la plaza más importante de Portugal, Campo Pequeno -Lisboa-, con los diestros lusos Manuel Dias Gomes y António João Ferreira.

Se medirá a toros de la prestigiosa ganadería portuguesa de Calejo Pires, en una cita que, a diferencia de España, no habrá suertes ni de picar ni de matar al astado en la plaza, ya que está prohibido.

Durante los siete años que lleva en España, uno de sus valedores ha sido su padre: «Como padre y también como banderillero que es», confesó el joven matador.

Extremeño de corazón

Hugo Silva es un hombre de plata en activo, ya que es uno de los banderilleros del rejoneador Leonardo Hernández y fue el que le «enseñó cómo es este mundo del toreo», afirmó Juanito.

Se siente portugués de raíces, aunque lleva a Extremadura en el corazón, ya que es donde se ha formado como torero.

Tras debutar con picadores hace tres campañas en el coso español de Olivenza, se rodeó de grandes figuras como El Juli o Miguel Ángel Perera, de los que asegura haber aprendido «muchísimo». «Me han echado muchas vacas en los tentaderos y me han dado muchos consejos los dos», explicó.

«Hice la apuesta de irme a España, ya que en Portugal es más difícil llegar a ser figura, debido a que en mi país los toros no se pueden matar ni picar»

De momento, su objetivo sigue siendo el mismo que cuando tenía 13 años: ser figura del toreo en España. «Hice la apuesta de irme a España, ya que en Portugal es más difícil llegar a ser figura, debido a que en mi país los toros no se pueden matar ni picar», recordó.

Tras su alternativa, Juanito ha sabido aprovechar las oportunidades, especialmente la cita del pasado 10 de agosto en Herrera del Duque (Badajoz), en la que compartió cartel con Emilio de Justo y El Cid y, además, se proclamó triunfador de la tarde con 3 orejas.

Por delante tiene más de media docena de citas cerradas hasta finales de septiembre en diferentes cosos españoles y también pretende viajar a América una vez que su apoderado, Joaquín Domínguez, le consiga algunas citas.

Y, por supuesto, su reto para la próxima temporada es el coso madrileño de Las Ventas, donde «este año hice un buen papel como novillero», aunque el triunfo se le escapó en los aceros.

Tampoco se olvida de su tierra lusa, por lo que acudirá hoy a Lisboa con «mucha ilusión y con toda la responsabilidad», insistió el torero que se siente portugués de raíces, aunque tiene «el corazón extremeño», concluyó.