Israel Lancho seguirá en la UCI, pero evoluciona dentro de la gravedad

ROSARIO PÉREZ | MADRID
Actualizado:

Israel Lancho se recupera en la UCI de la clínica madrileña Virgen del Mar de la gravísima cornada que sufrió anteayer en San Isidro. Un toro de Palha le abrió la cavidad torácica y provocó una herida de veinte centímetros, con rotura de pleura, al entrar a matar. El percance fue terrorífico y de milagro no tocó el corazón. El extremeño tuvo la suerte de caer en las sabias manos del cirujano jefe de las Ventas, Máximo García-Padrós, que dio noticias alentadoras: «El pulmón se encuentra en buenas condiciones y expandido. Las constantes están en perfecto estado. La febrícula que tiene es normal en estos casos, incluso podría subirle más. De momento, todo va bien, aunque evidentemente el torero está hecho la pascua...»

Lancho, que confesó que por momentos se sintió «morir», preguntaba ayer cuándo podría marcharse a su tierra pacense. «Deberá permanecer tres o cuatro días en la UCI, en función de la evolución, y en la clínica alrededor de una semana. Claro que con los toreros nunca se sabe», comenta García-Padrós. La medicación: «Además de estar con oxígeno, se le dan antibióticos, analgésicos, antiinflamatorios y una vigilancia casi al minuto».

El mayor temor son las posibles infecciones. Tal fue el ímpetu del toro que en el cuerpo de Lancho se habían introducido lentejuelas del traje de luces. «La cogida fue tremenda», dice el ángel de la guarda de los toreros, «contento» por el resultado de la operación en un San Isidro sangriento.