«Mi hijo no sale a morir a la plaza»

R. P.MADRID. Ser padres de un hombre que se juega la vida delante de un toro no es fácil, menos aún si pisa terrenos vedados para el resto de los mortales. «Unas veces lo paso bien y otras no tan

Actualizado:

R. P.

MADRID. Ser padres de un hombre que se juega la vida delante de un toro no es fácil, menos aún si pisa terrenos vedados para el resto de los mortales. «Unas veces lo paso bien y otras no tan bien. Pero nunca le he aconsejado que no se arrime, porque sé cuál es su concepto». Son palabras del padre de José Tomás, del mismo nombre. José Tomás Román confiesa que los días anteriores a esta cita su vástago «lo pasa muy mal, porque son días de mucha preocupación y responsabilidad. Madrid es otra historia». Aunque su madre puntualizaba a ABC que «cuando se acerca el momento está más sereno» y ayer, camino de la capital desde Estepona, «ya se encontraba bastante tranquilo». Mientras el progenitor lo acompaña en sus compromisos, su madre ora en silencio. «No le gusta que yo vaya a la plaza. Permanezco en casa, esperando a que me llame mi marido», cuenta Isabel Martín. Ante las voces que dicen que José Tomás sale a morir al ruedo, quien mejor lo conoce asegura que es «falso». «Mi hijo se entrega al máximo, pero en ningún caso sale a morir a la plaza: sale a torear». Y señala que su retirada en 2002 no le sorprendió: «Me lo esperaba, porque era muy joven. Nunca le he animado a ser torero, pero tampoco a retirarse». Para su familia «es un orgullo que José Tomás despierte tanta admiración».