El Fandi, por la puerta grande

JOSÉ LUIS SUÁREZ-GUANES/
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La última corrida ferial empezó con un minuto de silencio por el gran Manolo Vázquez. Después, El Fandi fue el triunfador de la tarde. Recibió ambos toros con sendas largas. Con su primero bregó, con denuedo, y banderilleó con su conocida espectacularidad. En seguida toreó francamente bien con la derecha, ejecutó un afarolado vistoso y con la izquierda se mostró más funcional. Elevó el nivel, en las postrimerías, en un toreo más accesorio. Se le pidieron y otorgaron las dos orejas con fuerza. Magnífico el tercio de banderillas del sexto con un doble par -al violín y normal- verdaderamente sensacional. Mucho mejor, aún, en uno por dentro de cierre. Comenzó de rodillas, toreó suave y templado con la derecha. Después el toro se paró y, al quedarse tardo su labor, bajó bastante, pero no el entusiasmo del público. Oreja.

Jesulín de Ubrique echó a perder con la espada dos labores meritorias, especialmente la realizada al cuarto al que veroniqueó muy bien. Puso temple, largura y dominio en los derechazos y sólo técnica al torear al natural. Se adornó al final, pero un mete y saca en los bajos dimufinó lo realizado. Saludos con un aviso. De parecido tono anduvo el que abrió plaza con luces al torear con la derecha y sombras al hacerlo con la zurda. Tardó en cuadrar a la res. El de Ubrique saludó al final.

Finito de Córdoba cortó una oreja a su primero por una labor irregular e intermitente, en la que hubo algunos pasajes buenos. En el quinto empezó muy bien y al decaer el ímpetu del toro se fue desvaneciendo la faena. Encima falló a espadas. Un aviso con pitos.

Buenos los toros de la ganadería de Domingo Hernández.